RADISSON CURICÓ

RADISSON CURICÓ

Radisson Curicó:

Contemporáneo, cerca de campos y viñedos

Inspirado en un entorno único dado por el extenso Valle del Maule, Hotel Radisson Curicó mantiene la elegancia y el confort propio de la marca internacional. Más que una atractiva opción hotelera en la zona, es un nuevo y entretenido punto de encuentro para clientes y público en general, atraídos por un servicio global donde la acogedora calidez es la que marca la diferencia

ES EL PRIMER HOTEL de cadena internacional que llega a Curicó, y sólo algunas cuadras lo separan de la frondosa Plaza de Armas de la ciudad. Aledaño a la icónica Alameda, parque lleno de jardines y copiosos árboles, está a minutos de generosos viñedos con historia, también de importantes productores frutícolas, todos paisajes muy característicos del valle curicano. Y aún más, distante un par de horas de tradicionales centros turísticos costeros, como Iloca, Llico y Vichuquén.

Así, el campo, la naturaleza, los vinos, y por cierto mucha idiosincracia de la tierra de “aguas negras” – significado de Curicó, en mapudungún –, están presentes en la generalidad de este proyecto hotelero, pues en su sobrio pero elegante interiorismo se plasman cuidadosamente detalles de cada uno de estos elementos, expresados en atractivos diseños de decoración y mobiliario, donde están presentes el cuero, la madera y el mimbre.

La infraestructura contemporánea de Radisson Curicó está distribuida en ocho pisos. Desde el segundo ofrece 90 habitaciones, 66 de las cuales corresponden a un formato standard; las 24 restantes tienen clasificación superior, donde doce son junior suites, de 38 mts2 cada una. La otra mitad son en formato business. Todas tienen un valor promedio de 60 a 75 mil pesos. Además hay tarifas corporativas, dadas por convenios exclusivos para empresas según disponibilidad.

“La apertura del hotel fue el 6 de diciembre de 2017, y desde ese día teníamos ventas. Incluso antes había personas solicitando hospedarse con nosotros, por ende el requerimiento de tener algo diferente estaba claro en el público curicano. La recepción fue inmediata y muy buena”, señala María Ignacia del Real, gerente de Radisson Curicó, quien estudió Administración Hotelera Internacional en Inacap, con más de diez años en el rubro y en importantes cadenas, como The Ritz-Carlton Santiago, Noi Hotels y Hampton by Hilton.

El octavo y último piso se compone de un gran salón de eventos, con capacidad para 220 personas distribuidas en formato auditorio. Contigua a éste se encuentra Tántalo Lounge Bar, terraza habilitada para eventos especiales. Durante la temporada disponen de after office abierto a todo público, cada jueves de 20:00 a 23:30 horas, con tragos y tablas, más música en vivo.  

CREANDO NUEVOS AMBIENTES

Jean Sáez, gerente de ventas
y marketing de Radisson Curicó

Radisson Curicó es ejemplo de expansión en Latinoamérica de la cadena internacional. Fue proyectado para convertirse en el mejor hotel de encuentro de la ciudad, tanto para pasajeros corporativos como para turistas y público general, donde todos reciben un servicio cálido y de excelencia. Por ello en el primer piso, además de su amplio y luminoso lobby, se generan distintos espacios de atractivos ambientes para diversificar su entretenida oferta: cafetería Tarrazú, Lobby Bar 035 y el restaurant Puerto Seco.

Cafetería Tarrazú, además de ser parte de las alternativas disponibles para todo huésped, es también un espacio pensado para ser un café al paso, con capacidad para recibir hasta 50 personas en su terraza ubicada en el sector de ingreso al hotel. El horario para público general es de 10:00 a 20:30 horas. “Aquí trabajamos con café Marley. También tenemos preparaciones dulces de elaboración propia: pie de limón, brownies, entre otras, y un cheesecake casero que incluso lo vendemos en formato completo porque a la gente le encanta”, dice Jean Sáez, gerente de ventas y marketing de Radisson Curicó, ingeniero comercial con 15 años de trayectoria en el sector hotelero. Noi Hotels, Dreams Hotels, Hampton by Hilton y Gailord International, en EE.UU, se suman a su experiencia profesional.

Así mismo, Lobby Bar 035 posee una extensa carta de coctelería clásica al paso, un sector abierto a todo público, “donde por lo general los miércoles ofrecemos promociones especiales con música en vivo, para dar un toque más atractivo a nuestra oferta. Pero además, siendo nosotros un hotel corporativo nos enfocamos principalmente al pasajero, que quiere descansar luego de un largo día de trabajo, y beber tranquilamente una copa de vino o un trago”, agrega la ejecutiva.

Otra de las alternativas es el Centro de Negocios, área de trabajo abierta las 24 horas, de uso exclusivo para los pasajeros, con acceso libre a internet como el resto del hotel y servicio de impresión de documentos. Para huéspedes y público general, cuentan con un par de salones tipo directorio para encuentros más exclusivos, “los cuales tienen un valor de uso por día o medio día, espacio donde también se puede incluir servicio de alimentación según sea la naturaleza de la reunión. La idea es estar abiertos a todas las posibilidades, que la gente venga y ocupe nuestras instalaciones, porque somos un hotel abierto al público. Basta con comprarse un café en Tarrazú, e instalarse a trabajar si así lo desea el cliente”, explica Jean Sáez.

RESCATE LOCAL, COCINA DE ÉXITO

El restaurant Puerto Seco de Radisson Curicó merece mención aparte. Y es que la carta de sus cerca de 40 platos, donde destacan preparaciones bajo el concepto de gastronomía regional bien elaborada, con mucha técnica y sobre todo pasión, ha causado revolución en la esfera de la restauración local. Así lo cuenta quien lidera la cocina del hotel, el destacado chef Francisco Henríquez.

Oriundo de Talca y con estudios en Inacap de esa misma ciudad, el profesional posee más de una veintena de cursos de especialización en diferentes áreas. Entre restaurants y hoteles suma 18 años de carrera, con trabajos en La Cocina de Javier, por ejemplo. También tuvo su propio restaurant en Santiago: El Mesón Austral. Las Termas de Puyehue, Hotel Sonesta Calama, Hotel Sonesta San Antonio y Hampton By Hilton Rancagua son parte de su vasta trayectoria culinaria. “La carta del restaurant ha sido un exitazo. De hecho, los proveedores dicen que tenemos la escoba entre los restaurants de Curicó porque nos hemos traído a todos los clientes. Tenemos personas que vienen tres o cuatro veces a la semana con sus familias a almorzar o cenar”, asegura Henríquez.

Entraña americana: corte premium de entraña americana de 250 grs., cocinada a la parrilla en tiempo y punto de cocción a pedido del cliente: inglesa, media o ¾, a punto y asada ($11.900)
Cheesecake de frutos rojos: suave tarta de queso, saborizada con frutos rojos de nuestro campo ($3.500)
Plateada guisada: cocinada lentamente al horno, con verduras guisadas al vino tinto, acompañada de polenta cremosa al pesto ($8.900)
Ceviche en tres preparaciones: trozos de filete de salmón con crema de cilantro, camarones en crema de ají amarillo y pesca del día en leche de tigre ($9.900)
Francisco Henríquez, chef ejecutivo y Andrea Mañan, chef de cocina de restaurant Puerto Seco

Lomo vetado Angus, entraña americana y el entrecot, son algunos de los seis tipos de cortes premium a la parrilla, los que según el chef son imperdibles en la oferta de platos fuertes. “También tenemos salmón para dar variedad. Por ser zona de vinos, decidimos preparar garrón de cordero al vino tinto con algunas verduras, servido con papas al romero que recomendamos junto a un Malbec o un Cabernet Sauvignon. Es una preparación bien chilena, y para los extranjeros ha sido una novedad. Todo lo cocinamos en el punto que debe tener cada alimento. Se hace con técnica, se piensa y luego se desarrolla”, explica Francisco.

Nueve personas trabajan en la cocina junto al chef ejecutivo del restaurant Puerto Seco. “Más que un equipo de trabajo somos una brigada consolidada, de gente muy contenta”, dice Henríquez. En este espacio, con capacidad para recibir a 100 personas, el comensal puede observar cómo se preparan sus pedidos, algo nuevo en la zona. “Les enseñamos las preparaciones y el maridaje con los vinos. Me acerco a conversar con la gente porque queremos que el cliente se sienta como en casa. Es un concepto completo, queremos que se vengan a relajar en un ambiente informal, con platos abundantes y muy buenas materias primas”, agrega el chef.

Crème brûlée vainilla, clásico postre de la cocina francesa, servido con una crocante capa de azúcar quemada ($3.500)
Dúo de mar a la parmesana: entrada de ostión y macha, unidos en queso parmesano gratinado ($9.900)

Puerto Seco ofrece desayuno buffet, almuerzo y cena. De lunes a jueves el almuerzo considera un menú ejecutivo de $9.900, elegido el día anterior, de platos generosos, especial para el pasajero corporativo. Incluye entrada, fondo y postre, gaseosa o jugo, más un té o infusión. “Como novedad, los días domingo tenemos buffets familiares a la hora de almuerzo, de 13:30 a 15:30 horas, con estaciones de carne, pan, postres, antipastos y otras elaboraciones”, indica Henríquez. También adelanta algo de la próxima carta de invierno, enfocada en productos y recetas más locales, para mostrar a clientes extranjeros que eligen Radisson Curicó para cerrar negocios.“Un 40% es cocina española: Callos a la madrileña, Filete a la parrilla o Calamares a la romana, por ejemplo.

María Ignacia del Real, gerente de Radisson Curicó

Incluiremos Costillar de cerdo barbecue en formato de medio kg., con papas rústicas, bajo una preparación más americana. También habrá recetas chilenas, como Leche asada, Mote con huesillos o Sopaipillas pasadas”, adelanta el chef. La idea en Radisson Curicó es generar un espacio socialmente responsable,

mediante un trabajo con proveedores de insumos locales, que en definitiva les permita  entregar productos finales de alta calidad, mostrándose así en la esfera curicana, en el resto de la región del Maule y por qué no al mundo, a través de la plataforma dada por la cadena internacional Radisson. “Nos caracterizamos por la espontaneidad, porque realmente somos como una familia. Lo pasamos bien en nuestro trabajo y lo demostramos en el servicio al huésped, a quien entregamos siempre lo mejor”, concluye María Ignacia del Real.