PURATOS EN EL MUNDO

PURATOS EN EL MUNDO

Puratos en el mundo:

Maestros desarrollando a maestros

El grupo internacional Puratos, reconocido por su vasta trayectoria en asesorar a empresas de panadería, pastelería y chocolatería, apoyados en su amplia oferta disponible alrededor del mundo, decidió innovar en su propuesta global capacitando a su chefs, mediante una singular filosofía de origen japonés, para convertirlos en profesionales de expertise superior

Adrián Muñoz, jefe técnico artesano y también
chef chocolatero y Sebastián Romero chef chocolatero

“SER SOCIOS CONFIABLES EN LA INNOVACIÓN”, es la premisa que define a Puratos como compañía en los más de 100 países donde tiene presencia, a través de un completo abanico de productos y servicios dirigidos a su extensa cartera de clientes, principalmente artesanos, empresas industriales, minoristas y empresas del sector alimenticio.

Esta multinacional, con sede en Groot-Bijgaarden, cerca de Bruselas, Bélgica – también con representación en Chile –, no sólo destaca por ofertar una amplia gama de productos innovadores, también lo hace asistiendo a sus clientes para ayudar a fortalecer y hacer prosperar su modelo de negocios, y en particular transmitir experiencias y competencias a equipos de trabajo dedicados específicamente a labores de panadería, pastelería y chocolatería.

Así entonces, Puratos asegura múltiples alternativas que abarcan estas tres áreas de la gastronomía, desde enzimas y emulsificantes, hasta premezclas y mejoradores de pan. También una variedad completa en chocolates, desde el Belcolade, de fabricación exclusiva en Bélgica bajo normas de comercio justo, y coberturas Carat de fabricación nacional, un surtido de rellenos de producción local y calidad superior para todo tipo de aplicaciones. Todo además de productos para el sector pastelero, para manejar fácilmente al momento de combinar en bases, rellenos y decoraciones.

En tanto el espíritu de equipo, es el pilar esencial en que se cimenta la forma de trabajar de la compañía, no sólo para conseguir mejores resultados, también para disfrutarlos como una filosofía de vida. El mismo que es capaz de traspasar a su clientela a través del mundo, pensando en ayudarlos a ofrecer alimentos nutritivos y sabrosos a las comunidades donde habitan. Además, la compañía cuenta en Chile con un Chocolat Center con la última tecnología.

MEJORES PROFESIONALES, MEJORES PERSONAS

Adrián Muñoz, jefe técnico artesano
y también chef chocolatero

The Chocolate Guild es el nombre de un novedoso proyecto original de Puratos, creado y dirigido a sus equipos de chefs chocolateros, que busca crear en sus integrantes un espíritu de cuerpo basado en el lema I am, I do & I know, utilizando experiencias individuales de aprendizaje y crecimiento personal. De esta forma sus técnicos asesores de todo el mundo se reúnen dos veces al año, para aprender acerca de ellos mismos sobre el arte del chocolate, también nuevas técnicas, y cómo poner en práctica ideas e iniciativas, además de ser capaces de compartirlas entre sus pares, y principalmente con sus clientes. El próximo encuentro del Gremio de Chocolate tendrá lugar en septiembre de 2018, en el que participarán 22 profesionales elegidos de 19 países. Dos de ellos representarán a Puratos Chile: el chef chocolatero Sebastián Romero, y el jefe técnico artesano y también chef chocolatero, Adrián Muñoz.

“Como asesores en pastelería y/o chocolatería recibimos esta capacitación especial, un coaching de comportamiento durante cinco días a través de seminarios realizados en dos fechas del año, que tienen lugar en la casa matriz en Bélgica. Una iniciativa basada en un sistema japonés llamado Sakura, a través del cual nos instruyen en ciertos aspectos que debiéramos tener para llegar a ser maestros. Entre estos tener ciertos niveles de accesibilidad, flexibilidad, manejar el self control, tener humildad y agradecimiento, poder enseñar, transmitir, ser tolerantes y disfrutar del trabajo en equipo”, explica Sebastián Romero.

Tal camino a la maestría se inicia cuando los miembros elegidos para ser parte del proyecto The Chocolate Guild obtienen su White Belt, punto de partida para este singular viaje al mundo del chocolate. Esto porque los participantes reciben una instrucción que no sólo comprende la entrega de competencias técnicas. “Al hacernos trabajar con la filosofía japonesa del árbol Sakura, es como si recibiéramos categorías como se hace en el sistema de artes marciales, que van avanzando y se les asigna un color de cinturón. En nuestro caso es un distintivo que usamos en la chaqueta con cierto color, el cual va cambiando a medida que se nos exigen requisitos de conocimientos técnicos, además de llevar a la práctica esta filosofía”, señala Romero.

Sebastián Romero chef chocolatero

Esta experiencia de capacitación es dictada por un grupo de deportistas de elite, que van enseñando los lineamientos de dicha doctrina a cada uno de los asesores técnicos, principalmente a través de herramientas enfocadas al trabajo grupal, con metas específicas. “Rowen Van Dewell, ex campeón olímpico de yudo, junto a otros profesionales, nos enseñaron en la primera sesión a pensar, a usar ciertas estrategias y ejercicios para aplicarlos en la vida real, sobre todo en la solución de problemas. Tenemos la categoría simbólica de cinturón blanco, y a medida que vayamos cumpliendo las tareas que nos vayan entregando, compartiremos recetas, conocimientos y trabajos realizados, con el objetivo que nuestros pares se empapen de esta filosofía y replicarla en nuestros clientes”, indica Adrián Muñoz.

Así Puratos, con más de 20 años en el mercado del chocolate en Chile, pone énfasis en diferenciarse más allá del producto, apoyándose en su tradicional calidad de servicio y el apoyo técnico para sus clientes. Pero además, creando un ambiente que estimule el desarrollo de sus equipos de trabajo alrededor del mundo, premiando su entusiasmo y pasión. “Nos diferenciamos por la atención, la extensa gama de productos que contamos, y un stock disponible para cuando el cliente lo necesite, como también nuestra capacidad de reacción. Además contamos con el Innovation Center, para que nuestros clientes puedan acceder a la más alta tecnología y tendencias en la industria”, dice Muñoz.

“No sólo es hacer un relleno sabroso, o una bonita presentación, afirma Sebastián Romero, también es solucionar problemas, dar alternativas de acuerdo a cada realidad. Para nosotros, nuestros clientes son todos iguales, en cuanto a trato y servicio. Esto lo han valorado desde siempre, y por eso nos prefieren”.