OSTRAS JAPONESAS

OSTRAS JAPONESAS

En Región de Coquimbo:

Con iniciativa pionera los pescadores artesanales cultivan ostras japonesas

• En 18 meses pescadores artesanales de Los Vilos, Tongoy y Los Choros están adquiriendo técnicas para cultivar más de 100 mil semillas de ostras japonesas, con el fin de incorporar esta actividad en las áreas de manejo que administran

AL PENSAR EN LAS PLAYAS DE LA REGIÓN DE COQUIMBO y en su increíble diversidad de productos marinos, muchas veces vienen a la mente los ostiones de Tongoy. Los pescadores cuentan con una tradición de más de 30 años cultivando estos moluscos en su bahía con buenos resultados, de la mano del trabajo de pequeñas  empresas compuestas por familias de acuicultores amparadas en la Asociación Gremial  de Tongoy. Este año la novedad es que han incorporado ostras japonesas de cultivo en sus áreas de manejo.

A través de un proyecto apoyado por Corfo, los pescadores artesanales de las cooperativas y asociaciones gremiales de Los Vilos, Tongoy y Los Choros, y el equipo del Programa de Acuicultura en Áreas de Manejo de la Universidad Católica del Norte, UCN, están incorporando la ostra japonesa en sus actividades de cultivo.

Lo anterior significa trabajar con una especie exótica que posee una proteína marina de primer nivel, a través de la difusión y transferencia de la tecnología del cultivo para potenciar la acuicultura en áreas de manejo, mediante plataformas de aprendizaje en el mar. Eso implica contar con un nuevo ingreso económico para las caletas de pescadores del Norte Chico, y ampliar la oferta gastronómica con la venta de ostras frescas directo de las manos de quienes las cultivan.

Luego de seis meses de monitoreo, los pescadores-acuicultores participaron en julio en el Festival de la Aceituna donde llevaron los primeros ejemplares de ostras japonesas, para degustar junto a la comunidad y autoridades en la localidad de Los Choros, comuna de La Higuera, Región de Coquimbo. La recepción fue exitosa y sabrosa, con cientos de ostras vivas para probar gratuitamente en los dos días de festival.

Cristian Sepúlveda, director del proyecto que ejecuta la UCN, explicó que esta iniciativa impactará en 500 potenciales beneficiarios de pesca artesanal. “Se trata de un trabajo que comienza con grupos pequeños de acuicultura donde se transfiere la tecnología, y luego los pescadores son los propios monitores del resto de la asamblea. Son proyectos de pilotaje que quedan habilitados con resolución para poder trabajar formalmente”.

Al respecto, el director regional de Corfo, Gregorio Rodríguez, señaló que “este proyecto permitirá mayores cultivos, y consolidar nuestra región como promotor de  comercialización de nuevas especies. Se trata de capturar nuevas oportunidades de mercado, para ampliar la canasta de productos marinos y generar un mayor valor agregado a lo que producen los pescadores de la región”.

Gabriel Molina, líder del grupo de acuicultura del gremio de Los Choros, explicó que “somos un grupo de 14 socios que estamos involucrados cien por ciento. A nosotros nos parece genial, hemos trabajado con locos, lapas, y tenemos una experiencia gigante en lo que es alga”. El dirigente dijo también que “esto nos permite experimentar y crecer en la rentabilidad”.

El Seremi de Economía, Fomento y Turismo, Luis Arjona, indicó que “este proyecto va a impulsar la actividad pesquera sustentable con mayor estabilidad económica para los pescadores artesanales, permitiendo la generación de puestos de empleo, mayor actividad económica, y no vivir a la deriva y de manera aleatoria como ocurre con la  pesca extractiva. Estamos viendo el tema de la jibia, donde su producción se corrió a otra región del sur, por tanto los pescadores han logrado entender que tienen que cambiar, digamos, el giro de su actividad”.

INTERÉS EN RESTAURANTES

Como contexto, un alto porcentaje de ostras que se cultivan y comercializan en Chile proviene de la Región de Los Lagos, a mil kilómetros de distancia de Santiago, y contar con un producto fresco en las caletas de la Región de Coquimbo, genera gran interés en los restaurantes de la zona central. Al respecto, Alex Lister, uno de los dueños en Valparaíso de Mar de Amores, señala que “nuestra especialidad es ofrecer ostras vivas a los comensales. Actualmente los proveedores son acuicultores de pequeña escala de Chiloé. Por distintos fenómenos climáticos, ambientales, o simplemente por distancia, podría suceder que nuestros proveedores no estén en condiciones de entregarnos sus productos en las cantidades y en los tiempos requeridos, por eso miramos con buenos ojos que los pescadores artesanales de Los Vilos y la Región de Coquimbo en general, estén empezando a cultivar este extraordinario marisco, tan apetecido por turistas extranjeros. Su cercanía hace que se convierta en alternativa confiable para ser uno más de nuestros proveedores. Sabemos que los pescadores de la Región de Coquimbo tienen una reconocida experiencia en el cultivo de moluscos, y estoy seguro que así como tuvieron éxito con el ostión, lo tendrán en este nuevo desafío del cultivo de ostras”.

La idea es reforzada por Alejandra Tapia, del restaurante de la Cooperativa de Pescadores de Los Vilos, que es “contar en la carta con ostras frescas cultivadas por los socios de la cooperativa, y estar cien por ciento seguros de la calidad y el origen”, explica la encargada del restaurante, premiado por el Círculo de Cronistas Gastronómicos como Mejor Restaurante de Regiones, categoría Norte Chico.

En el último trimestre del año, los pescadores tendrán que reforzar sus habilidades para mejorar el lazo con restaurantes interesados en la compra de ostras frescas de cultivo.

¿QUÉ SIGNIFICA CULTIVAR EN ÁREAS DE MANEJO?

En 18 meses el proyecto busca difundir la normativa de las actividades de acuicultura de especies exóticas en áreas de manejo (AMERB), e instalar capacidades y habilidades en las organizaciones de pescadores artesanales de la Región de Coquimbo, mediante la implementación de un sistema de cultivo long-line de ostra japonesa (plataformas de aprendizaje) en cuatro áreas de manejo de recursos bentónicos (AMERB) de la región, con 25.000 semillas en cada AMERB y su respectiva tramitación sectorial.

El foco del proyecto se encuentra en la difusión de tecnología, y la normativa para las organizaciones titulares de áreas de manejo de la región. Para ello se socializaron los alcances de la normativa mediante talleres intersectoriales, con participación de profesionales de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura y el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, en las comunas de Coquimbo y Los Vilos.

En el primer semestre se realizó una gira tecnológica de los pescadores en las dependencias de Cultimar S.A., en Tongoy, donde se produce la semilla de ostra japonesa en ambiente controlado. Además se han desarrollado procesos de transferencia tecnológica acuícola mediante la realización de talleres de diseño, armado, instalación, siembra, monitoreo y cosecha, a través de la metodología aprender-haciendo, junto a las organizaciones beneficiarias directas (Cooperativa Los Vilos Ltda., Asociación Gremial San Pedro de Los Vilos, Cooperativa Los Choros y Asociación Gremial Tongoy). Asimismo las plataformas de aprendizaje están a disposición de las organizaciones de la región, que se interesen en conocer la tecnología del cultivo de ostra japonesa.

Finalmente se han efectuado prospecciones de mercado, para evaluar los formatos y precios más apropiados para desarrollar  la comercialización de estas ostras japonesas de cultivo.

Más información del proyecto en www.acuiculturaenareasdemanejo.cl