Hyatt Centric Las Condes, Santiago. El lujo de lo funcional y boutique en la ciudad

Hotel Hyatt Centric Santiago

Hyatt Centric Las Condes, Santiago

  • El lujo de lo funcional y boutique en la ciudad

    • Posicionado como una nueva marca de prestigio, este hotel se luce en un estratégico barrio capitalino. Con su apertura, también se inauguró en nuestro país un renovado concepto de hotelería, uno donde la fortaleza está en el servicio personalizado y se pone especial acento en lo local, así como en la comodidad de los exigentes pasajeros de un cinco estrellas

LOS HYATT CENTRIC SON HOTELES MODERNOS, de lifestyle y estilo boutique, con el respaldo de una gran marca internacional. Su presencia en el mercado cumple cerca de cuatro años, tiempo durante el cual ha logrado marcar su personalidad en la industria, entre otros aspectos, a través de un cuidado trabajo en diseño, orientando su oferta a huéspedes que buscan personalización en el servicio.

También les identifica su ubicación, siempre lugares de gran concurrencia dentro de la ciudad, en el centro de la acción. En el caso de Hyatt Centric Las Condes, su emplazamiento es en pleno barrio El Golf de Santiago, rodeado de restaurantes, cafeterías, parques, comercio, oficinas y polos de negocio.

De alguna manera la gente que decide hospedarse en estos hoteles, lo que busca es no hacer mucha vida al interior, sino disfrutar con lo que pueden encontrar en su entorno. Por eso, los espacios comunes son más bien reducidos, sin dejar de ser cómodos y de cuidada estética.

En Santiago, todo aquello se cumple y el trabajo en diseño – desarrollado por Enrique Concha – logra un relato visual, que combina de forma moderna y delicada elementos vanguardistas y locales. Así, en las sofisticadas áreas del lobby predominan elegantes tonos neutros en torno al gris, escenario que permite lucir o romper esquemas cuando se instalan, entre otros objetos, vivos matices de cerámicas ornamentales, y los sutiles brillos del bronce que viste uno de los muros situados frente a una terraza al aire libre.

Estando en ese punto, el pasajero tiene opción de acomodarse en los confortables sillones o seguir al espacio contiguo: Library. Ahí, en un ambiente inspirado en el mar, la invitación es a ocupar una mesa de trabajo, o instalarse a disfrutar de una variada biblioteca abierta a los huéspedes que alberga únicamente libros relacionados con Chile, ya sean de autores nacionales o de temáticas locales.

Mariana Burgos, gerente general del hotel

El espacio de lectura tiene especial importancia, porque corresponde a uno de los elementos que identifica a la marca Hyatt Centric, explica Mariana Burgos, gerente general del hotel, quien lleva 24 años trabajando en la compañía que invirtió en este proyecto, Talbot Hotels S.A.

La ejecutiva acumula diez aperturas de hotel, y comenta que esta – concretada en mayo de 2018 – significó un desafío particular, porque corresponde a una marca nueva. Afirma que después de la salida de Grand Hyatt, fue importante posicionar otro nombre para Hyatt Hotels Corporation en Chile, y este hotel resultó ser un respiro para los pasajeros seguidores de la firma. “Fue relevante la apertura, para Hyatt y nosotros, que pasamos de tener hoteles de tres y cuatro estrellas, a uno de cinco estrellas. Fue un paso importante”.





COMO SI SE TRATARA DE UNA GRAN CASA

Existen cerca de 20 Hyatt Centric en el mundo, cifra que habla de un explosivo crecimiento, considerando que el proyecto nació en 2015. El primer hotel de la marca en Latinoamérica abrió en Montevideo, y en la región, a este le siguieron aperturas en Guatemala, Lima, Santiago, y recientemente en El Salvador.

Tras los hoteles situados en las capitales peruana y chilena están los mismos inversionistas, compañía hotelera propietaria de la marca Holiday Inn en Chile. “Los dueños decidieron, con esta ubicación y la de Lima, ampliar el portafolio de marcas. Hoy llevan, además de Holiday Inn, Holiday Express y Hyatt Centric. Las tres son franquicia”, indica la gerente.

Todo comenzó con la construcción del edificio. Posteriormente, alrededor de dos años, se definió que en esa instalación funcionara un nuevo Hyatt Centric – el primero en Chile –, apostando por el trabajo que hace Hyatt en torno a este nombre, cuyo foco está en los pasajeros que tienen un concepto más moderno de hotelería: gente que se quiere rodear de refinamiento, de la mejor calidad, pero sin glamour.

Cuando un hotel es más pequeño, la gente siente que está llegando a su hogar. Y esta es como una casa grande donde recibimos a nuestros invitados, que esperamos tengan la mejor experiencia. Tratamos de que el pasajero se sienta a sus anchas.”, dice la ejecutiva.

En esa línea, aquí se busca que a los huéspedes se les reconozca, que el personal sepa sus nombres, su procedencia, requerimientos y preferencias. Para lograr ese objetivo, Hyatt apoya en tecnología con un sistema operativo de manejo, con el cual es posible acceder a datos clave, como por ejemplo, cuál fue el último lugar en el que se hospedó el pasajero, si esta es la primera ocasión que visita Hyatt Centric, o qué experiencias ha tenido. En definitiva entrega información del cliente, en pro de mejorar la estadía.

El servicio es clave para el éxito de este concepto, sobre todo cuando se habla del pasajero de placer y lujo, que integra el grupo donde surgen mayores exigencias. Así, el hotel tiene constante preocupación por incluir tecnología de punta – como el sistema check-in online, que arroja un código capaz de abrir la puerta de la habitación –, y contratar personas bien preparadas, por ejemplo en el dominio de idiomas y estética.

Asimismo existe la figura del concierge, que en Hyatt Centric no se desenvuelve de forma clásica. Se trata de dos personas entrenadas para mostrar la ciudad, en cuya hoja de vida laboral figura la experiencia en hoteles de viñas y destinos extremos, como San Pedro de Atacama y la cordillera andina del centro del país. Los dos hablan más de dos idiomas, y pueden ser un real aporte gracias a su profundo conocimiento de las zonas y productos de Chile.

En total, el servicio del hotel está a cargo de 130 colaboradores, personal cuidadosamente reclutado y en constante entrenamiento, que trabaja con pasión y muy orientado – como se dijo – al servicio personalizado, dando con ello el sello boutique, aun cuando se trate de un edificio de 17 pisos, más subterráneo, y 166 habitaciones.

DESCANSO Y EFICIENCIA

El interiorismo confortable, sofisticado y con toques locales del lobby, extiende los conceptos estéticos trabajados por Enrique Concha, hasta los pasillos y habitaciones de Hyatt Centric Las Condes.

En la última planta del edificio que alberga al hotel está la Junior Suite, un espacio único con 45 m2 y salida a un balcón. El resto de las habitaciones tiene 34 m2. Se denominan Standard, hasta el piso 10, y – por la vista que ofrecen – Standard View, desde el piso 11.

Todas tienen camas vestidas con sábanas de 360 hilos, de algodón, y equipamiento completo, incluyendo televisores con sistema Smart IPTV, y diferentes implementos de tendencia y lujo, como una cafetera Nespresso con cápsulas de cortesía, bata de delicada felpa, secador de pelo profesional y amenities elaborados por BeeKind, empresa de origen inglés que destina parte de sus ganancias a la protección de las abejas, acción en sintonía con el foco en sustentabilidad que ha querido desarrollar Hyatt Centric. Ejemplo de esto último, es el uso de electricidad como única fuente de energía para todas las operaciones del hotel, y el logro de alta capacidad de ahorro energético, gracias a las técnicas de construcción del edificio, con detalles como la instalación de ventanas herméticas al momento de estar cerradas. Asimismo el recinto promueve el consumo de agua, sola o saborizada con frutas o vegetales frescos, siempre dispuesta en botellas de vidrio, incluso en espacios comunes.

COCINA Y BAR: LOCAL Y ECLÉCTICO

En la planta menos uno de Hyatt Centric Las Condes, se distribuyen siete salones para eventos que llevan nombre de cepas de vino, y desembocan en un patio inglés con mucha luz. Sus propuestas de banquetería, al igual que todas las alternativas de cocina del hotel, incluido el restaurante y bar, están a cargo del prestigioso cocinero belga Rudi Scholdis, quien asumió como director de Alimentos y Bebidas en septiembre pasado. Trabaja mancomunado con el chef ejecutivo del recinto, Freddy Moreno – a quien le augura una exitosa carrera–, y sigue una línea gastronómica que según los parámetros de la marca Hyatt Centric, pone intenso foco en lo local. Asimismo sus cartas están inspiradas en tradicionales técnicas de cocina y productos frescos, salvo casos muy puntuales.

Foster 30, el restaurante del hotel, está en el primer piso y tiene dos salones principales, separados y con salidas independientes – a la Avenida Apoquindo uno, y a la calle Foster el otro –, además de las áreas de fumadores y terraza, espacios muy demandados, sobre todo en horario de almuerzo, cuando hasta el lugar llegan profesionales y empresarios del sector, sobrepasando muchas veces la capacidad, 164 comensales.

Previo a eso, durante la mañana, el buffet de desayuno destaca por su orientación hacia una dieta de comida saludable, dominando las opciones de frutas frescas, frutos secos, cereales, semillas, granolas, diferentes tipos de pan, queques, miel, mermeladas y jugos, todo de producción propia. La oferta matutina también puede incluir waffles, platos de verduras salteadas y sopas, preparaciones calientes que van cambiando, o se adaptan a recetas extranjeras cuando hay pasajeros de lugares lejanos o exóticos.


Contiguo a los comedores del restaurante, el bar ofrece una cómoda barra y música en vivo, cada miércoles y jueves. Trabaja coctelería de autor y un menú disponible las 24 horas del día, que corresponde a una oferta de gastronomía internacional y ecléctica, cuyas alternativas se enfocan, sobre todo, en satisfacer al huésped del hotel. También contempla opciones que van desde tablas para compartir y sandwichs, hasta un plato de salmón ahumado y patagónico, pasando por tiraditos y ceviches.

En la barra de Foster 30 trabajan los bartenders Martín Marinos, Álvaro Toro, Joaquín Montero y Claudio Osses
Bourbon Shrub ($5.900) es uno de los tragos de la carta de cocteles de autor de Foster 30. Lleva Bourbon Wild Turkey, Calvados, shrub de manzana y suero de leche
Santa Gabriela ($5.500) es un coctel de pisco Mistral Nobel, licor de naranja, syrup de sauco, jugo de limón y clara de huevo

Completando la oferta gastronómica de Hyatt Centric Las Condes, este año se proyecta la apertura de un rooftop bar, espacio que se complementará con la actual piscina al aire libre que está en la azotea, sector muy atractivo para eventos de distinto tipo. Rudi Scholdis dice que estará listo el segundo semestre, y que repetirá la carta del actual bar del hotel. Eso sí, para la próxima temporada de verano tendrá una cocina renovada con sello chileno, a través de la cual el chef se programa para seguir con el estilo que lo ha identificado siempre.

 

Hyatt Centric Las Condes, Santiago

Chef&Hotel es una publicación nacional independiente y objetiva, que desde hace 15 años cubre en forma amplia todo el quehacer del mundo hotelero, gastronómico y turístico en Chile y Latinoamérica, con una propuesta nueva.

Leer Más

Area Comercial y Suscripciones

  • (+562) 2323 7073
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • www.chefandhotel.cl
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en instagram