EL CONEJO FELIZ

EL CONEJO FELIZ

El Conejo Feliz

Crianza y producción de carne premium

En nuestro país poco se sabe sobre las características de la carne de conejo, pero mundialmente ya ha sido reconocida por sus beneficios para la salud: es baja en sodio, baja en grasa y muy buena fuente de proteína. Esta empresa familiar lleva tres años en el mercado y se proyecta en grande

HAY QUE CUIDAR LOS DETALLES DURANTE LA PRODUCCIÓN PARA OBTENER LO MEJOR DEL MERCADO. Jorge Vlahovic, gerente general de El Conejo Feliz, explica que esta carne es naturalmente saludable, pero hay que desarrollar cuidadosamente ciertos puntos para que el resultado final sea óptimo, en relación al sabor y la calidad.

Fanny Galligier, francesa, y Jorge Vlahovic, chileno, se casaron y decidieron instalarse en un campo en Lampa donde la familia de él criaba animales, varios para el consumo personal. “Lo que nos sobraba, mi señora lo vendía a los de la comunidad francesa”, dice Jorge. Así comenzaron.

LOS INICIOS

El gerente general cuenta que son muchos los franceses en Santiago que buscan productos sin darle mayor importancia al precio, “mientras sea bueno y sin pesticidas”. Sumado a eso, Francia es el segundo país en el mundo que más produce y consume conejos. Entonces, a la comunidad – con la cultura del conejo ya instaurada – le llamó la atención lo que esta pareja vendía. “Fanny iba probando recetas”, agrega su marido. Los entregaba en conserva, en frascos, y luego empezaron a pedirlos en estado puro. Como ella dice, “en mi país tienen esa costumbre de comprar orgánico y directamente a los productores”.

Les pedían de a uno, después de a dos, y cada vez más personas fueron solicitando. “Acá no hay conejos de este nivel, excepto el que vive en el cerro, pero no hay certeza de su edad, cómo se alimentó o si es que tiene parásitos”, señala Jorge. En ese momento decidieron profesionalizarse y se contactaron con Gabriel Castillo, agrónomo y experto en cunicultura (técnica de criar conejos para aprovechar su carne o producto). “Toda mi vida me interesó el asunto, hice mi tesis en la universidad sobre eso, y mi historia laboral también ha tenido que ver”. Por su parte, la pareja franco-chilena viajó a Francia a especializarse. Hoy, El Conejo Feliz lleva tres años con todas sus resoluciones, certificados y fiscalizaciones del Seremi al día. Tienen un equipo de diez personas aproximadamente, que se han formado en el mismo campo. “Es un muy buen grupo. Al personal lo vamos instruyendo acá durante mínimo seis meses antes de entrar a trabajar”, indica Castillo, actual gerente de producción de la empresa.

Tienen claro que el rubro se está recién desarrollando. “La idea es sacarle el mayor provecho, ya que más que personal, es un desafío a nivel país para empezar el camino de la alimentación saludable. Debemos promocionar las cualidades de la carne de conejo”, dice Jorge Vlahovic.

La empresa cría tres razas que fueron creadas en Estados Unidos en los años ‘60, especialmente para producción: Californianos, Leonados de Borgoña y Neozelandeses blancos. También la mezcla entre ellos, que se busca por hibridación, para así tener un conejo con mejores parámetros productivos que sus antecesores.

INSTALACIONES

Fueron construyendo los espacios por etapas a medida que iban necesitando, ideados especialmente para este animal. Fanny Galligier, gerente comercial de El Conejo Feliz, explica que al no estar tan avanzada la cultura gastronómica del conejo en Chile, las maquinarias para faenar las tuvieron que diseñar y mandar a hacer. Algo similar ocurrió con las jaulas.

Hace veinte años, Gabriel Castillo tuvo algunas jaulas que le parecían buenas. “Son marca española y las quisimos traer, pero nos dimos cuenta de que habían quebrado. Buscamos y aparecieron en Argentina unas francesas muy similares. Decidimos comprar y supuestamente llegaban a los 60 días, pero las recibimos ocho meses después”. Cuenta que las empezaron a armar y les costó mucho, las instrucciones eran complicadas. Finalmente el resultado no les convenció y tomaron una decisión: armar sus propias jaulas.

Entre prueba y error, análisis e investigación, después de un año las tenían elaboradas, en formato colgante y modular. Incluso con reposa patas, para que a los conejos no les aparecieran heridas. Son jaulas mucho más amplias que lo que comúnmente se estila, y multifuncionales. Cuando nacen las crías un espacio queda como nido y le ponen viruta, que permite a los gazapos estar en una temperatura aproximada de 30 grados. La rejilla se abre y cierra para los momentos de lactancia.

En los galpones se puede ver que cada jaula tiene un bebedero, comedero, que es totalmente libre, “pueden tomar agua y comer las veces que quieran”, agrega Gabriel. La alimentación está compuesta por harinilla, vitaminas, sales, aminoácidos, granos, avena pelada natural y alfalfa del campo.

Pretenden marcar la diferencia y resaltar lo positivo de la carne de conejo, en relación a que es baja en sodio, en grasa, y alta en proteínas. “Nos preocupamos que los animales no tengan oscilación térmica, vigilando la humedad; que no se expongan a cambios drásticos de sonido, poniendo permanentemente música en sus galpones; y que su comida sea la adecuada, sin antibióticos, hormonas ni promotores de crecimiento”, explica Castillo. Todo para, además de natural, obtener un producto de excelencia.

MÉTODO DE TRABAJO

Esta empresa familiar trabaja con un sistema de Bandas de Producción, es decir, en cada banda semanal se insemina a los conejos, las conejas paren, se desteta y hay engorda. Cada siete días un módulo de jaulas se desocupa para ser desarmado, flameado y desinfectado. La faena se realiza a los 70 días, máximo a los 75, cuando aún no han alcanzado su diferenciación macho-hembra. “Para evitar sabores marcados y fuertes”, indica Castillo. En esa etapa se espera que tengan un peso entre 2,1 y 2,5 kgs. Lo anterior entrega 1,3 kg. de carne, en promedio.

Conejo Feliz ofrece tres formatos de venta: carne molida ($8.000 por ½ kg. + Iva), trozado ($9.500 por kg. + Iva) y entero ($8.500 por kg. + Iva). Nunca con sal o marinado. Lo entregan al vacío y siempre congelado, a menos 20 grados. En esas condiciones puede durar hasta 18 meses.

Terrine de conejo: plato frío que se cocina con verduras (receta francesa)

CLIENTES

Además de la calidad, apuestan a la versatilidad del producto. “Cuando hablan de un plato de conejo, lo común es imaginárselo escabechado, pero se puede hacer de tantas maneras como las otras carnes”, dice Vlahovic. Conejo con pasta, conejo a la parrilla, raviolis de conejo, salsa boloñesa de conejo, y así una larga lista, sin necesariamente ser grandes producciones. Incluso un chef de un restaurante criollo, está intentando rescatar recetas de la época de la colonia. “Encontró un libro del 1800, y pretende volver a los sabores primitivos y primarios de Chile”, cuenta Castillo.

Tienen compradores en la zona Metropolitana y Valparaíso. Asimismo Pucón, que aunque hay conejos por el sector, son de cerro, y no es lo que los clientes buscan. Por otro lado, la cadena de hoteles Explora tiene un centro de distribución en Santiago, y desde ahí mandan a San Pedro de Atacama y hacia Isla de Pascua.

Paralelamente se han sumado escuelas de gastronomía, un grupo clave, ya que chefs en formación son posibles futuros clientes. “Nos comentan que ha sido todo un descubrimiento”, agrega Vlahovic.

Tajine de conejo: ciruelas, curry, almendras y otros condimentos (receta marroquí)

Hasta ahora chefs de hoteles, restaurantes y viñas han llegado por pedido directo, la empresa no ha hecho ningún tipo de publicidad. De todas formas, El Conejo Feliz tiene en la mira un mayor desarrollo y expansión – incluso internacional –, cuidando que el producto final sea carne de calidad, versátil, blanda, y con un sabor muy sutil. “El hecho que la cadena sea corta, encargándonos desde la producción hasta la distribución, permite un mayor control sanitario, bienestar para el animal, y la mejor relación productor-consumidor”, dice finalmente Gabriel Castillo.

El Conejo Feliz

  • Puente Nuevo s/n, parcela 13, Lampa, Santiago
  • Teléfonos: (+56-2) 3225 4515 - (+56-9) 8239 0819
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • www.conejofeliz.cl