CROWNE PLAZA SANTIAGO

CROWNE PLAZA SANTIAGO

Crowne Plaza Santiago

Un clásico siempre vigente

• Ubicado desde 1981 en la emblemática Alameda, este hotel – remodelado en algunas de sus áreas – ofrece el bar Trafalgar y gastronomía en su restaurant Urbano 136, con una propuesta que realza el centro histórico de la ciudad

HAN PASADO CASI 40 AÑOS Y CROWNE PLAZA SANTIAGO mantiene un prestigio y un sitial reconocido por residentes y huéspedes nacionales y extranjeros. “Es una ubicación inmejorable, en el mejor centro histórico de América Latina, donde puedes salir con tranquilidad y seguridad. El clima es agradable y encuentras unas fachadas lindísimas, plenas de historia”, afirmó el gerente general Ferney García, quien es colombiano y lleva dos años y medio en este hotel, tiempo en el que se ha visto encantado con la ciudad y en particular con las bondades de su centro histórico.

Ferney García lleva 25 años en la compañía, trabajó en el InterContinental, en Medellín, Colombia, y 18 años después se fue a las oficinas corporativas de IHG Hotel Group, en Atlanta, EE.UU, compañía propietaria de diez marcas, como InterContinental, Crowne Plaza y Holliday Inn, con cerca de 4.800 hoteles en el mundo. En los últimos cinco años, antes de llegar a Chile, estuvo en el Holliday Inn de Santo Domingo, República Dominicana. “Mi misión al llegar acá, fue recuperar de alguna forma el esplendor que ha tenido históricamente este hotel. En esto nos ha ayudado el rescate del centro de la ciudad como eje cultural, lo que nos animó a invertir y aportar a este crecimiento”, dijo García.

Ferney García, gerente general
Los pisos en la barra del bar lucen placas con los nombres de los clientes frecuentes

Cerca del hotel está el Zoológico Nacional, cerro San Cristóbal, museos como La Chascona, Nacional de Historia Natural y el de Artes Visuales. También está a minutos del Costanera Center. “Los extranjeros encuentran como el mejor atributo del hotel la ubicación. El 70% de nuestros huéspedes son extranjeros, y ellos siempre destacan este aspecto de cercanía al metro, que permite ir caminando a muchos lados y que la ciudad tiene mucho que ofrecer”.

REMODELACIONES

Gonzalo Toro,
gerente de Alimentos y Bebidas

El hotel ha tenido varios procesos de remodelación, pero el actual ha sido uno de los más profundos. En el segundo piso se remodelaron 2.500 m2 de salones y el restaurant, inaugurados en mayo de 2016. “Destacan los contrastes que se dan con una alfombra que luce un croquis de Santiago del 1800, para pasar al salón, con ilustraciones de la ciudad actual. Además, en el restaurant hay un mural con una parte antigua y otro muy moderno”. La segunda etapa de reformas partió en febrero de 2018 con el primer piso, lobby, bar y business center. Dentro de los cambios, en otra área del hall central se mantuvo el mármol en el piso, la fachada está intacta y la pérgola de cobre se conserva, tal como las puertas de los ascensores.

En esta área se ubicó a un costado un Starbucks, y en el tercer piso el Centro de Alto Rendimiento Speedworks. Respecto a las habitaciones, desde principios de 2019 se dará inicio a la remodelación, que en total suman 291.  

En el bar se aprovechó mejor el amplio espacio ya existente, con community tables, sala de reuniones privadas, business center y la tienda de conveniencia The Market Place.

José Oristica, sous chef; José Manzor, chef pastelero; Cristian Villalobos,
demi chef senior y Patricio Arias, chef ejecutivo

“Quisimos continuar el concepto clásico realzando las columnas, por ejemplo, pero con aires de un Santiago más moderno”, explicó García, quien agregó que todas estas obras han estado a cargo de Amalia Barreda, destacada arquitecta e hija de Ernesto Barreda. Su padre, que falleció el 2014, arquitecto y pintor, fue socio fundador de Alemparte, Barreda y Asociados, oficina que llegó a ser una de las más grandes e importantes de Chile, gracias a la cual se desarrolló una nueva etapa de la arquitectura moderna en nuestro país, con obras como Sheraton San Cristóbal, Torre Santa María y el mismo Crowne Plaza.

BAR TRAFALGAR

El bar del hotel Crowne Plaza siempre ha sido un clásico que, gracias a su ubicación, la música en vivo (piano) y la atractiva coctelería, atrae a locales y visitantes. Luego de la remodelación del espacio se logró mantener y aumentar este atractivo, pues hoy muchos reservan antes para asegurar su espacio en Trafalgar, ya sea para hacer negocios o relajarse entre amigos.     Gonzalo Toro, gerente de Alimentos y Bebidas, describió algunos tragos que gustan disfrutar los clientes. “Ha sido tal la conexión con ellos, que en la barra existen pisos que lucen placas con los nombres de los clientes frecuentes, los cuales llevan décadas con nosotros”. En la carta destaca la Caipirinha, Rompeolas, Piston-ic, pisco claro, tónica, slice de pepino y hielo; Negroni, pisco, Campari, Vermouth Rosso, hielo y zeste de naranja; Santos Guerra, copa de cata con pisco aromático y Bitter Araucano. “Son tragos donde el pisco está muy presente, con tragos originales y acordes a los nuevos tiempos y gustos”. Además hay Sour Hierba Luisa, Sour de Canela, Bourbon Sour Maracuyá o Albahaca Berries ($4.500 a $7.000), con buenas cervezas y vinos. En este amplio bar, de correcta iluminación, decorado con estilo, sillones amplios y muchos rincones acogedores, es posible pedir Empanadas de mariscos, Quesadillas de pollo, Ensalada de hojas verdes y tofu, Salmón a la plancha, Sopas, Pizza Margarita, Club Sandwich, o un clásico Barros Luco ($5.400 a $12.000).

Caipirinha: limón de pica, macerado en goma líquida, hielo frappé y licor de cachaza ($6.000)
Rompeolas: pisco sin guarda, Campari, goma de caña, limón, jugo de piña, decorado con romero fresco ($5.700)

RESTAURANTE URBANO 136

Dúo de postres: berlín relleno
con pastelera y peras al vino tinto,
salsa caramelo, torre de chocolate,
arroz con leche y mango ($6.000)

Hace casi treinta años que Patricio Arias es chef de este hotel, donde fue ascendiendo a medida que pasaba el tiempo. Formado en Inacap del Pueblito de Parque O’Higgins, trabajó antes en La Marmite, Club de Golf Lomas de la Dehesa, Hotel Galerías como maestro de cocina, para finalmente ser chef ejecutivo de Crowne Plaza. Desde este sitial le ha tocado viajar al extranjero por la compañía IHG Hotel Group, para realizar eventos y potenciar nuestra gastronomía en el Crowne Plaza e InterContinental de Buenos Aires; InterContinental Tequendama, de Bogotá, Colombia; restaurant Aeropuerto de Carrasco, Uruguay; InterContinental Tamanaco, de Venezuela, Caracas; y Crowne Plaza República Dominicana. “Profesionalmente me he desarrollado en el hotel con los chefs Hans Peter Graf – de nacionalidad suiza – y Juan Meza, sacando lo mejor de cada uno de ellos. Quiero seguir con la gastronomía chilena y la gran cantidad de productos que tenemos a lo largo de nuestro país”, indicó quien además es miembro de Les Toques Blanches. El equipo del hotel está integrado por José Oróstica, sous chef, quien lleva 22 años en el establecimiento, y Cristian Villalobos, chef de partie, 16 años vinculado a Crowne Plaza. 

En la carta del restaurant Urbano 136, lanzada a mediados de noviembre hay amplias alternativas, con productos nacionales y extranjeros. De entrada hay opciones como Tartar de atún rosado y palta; Carpaccio de salmón y ostiones, con mix de hojas verdes; Chupe de mariscos gratinados, con camarones, machas, calamares y locos; Guiso de quínoa con verduras y huevo poché ($11.000 a $13.300). En ensaladas está el Antipasto; Ensalada de espinaca con tomate cherry, champiñón laminado, tocino crujiente y crutones; y sopas como Crema de espárragos, o la de Crustáceos con ravioles de centolla ($6.000 a $9.500). De fondo, Merluza austral con papas nativas; Risotto de verduras; Chuleta de cordero a la mostaza; Pastel de choclo a la marinera con pino de mariscos; Filete de vacuno grill con pincho de camarones ($12.000 a $17.500). Para el cierre, Trilogía de postres chilenos; Fantasía de chocolates, relleno con puré de murtilla, brownie, queque de limón, flan de toffee y frutos del bosque bañados en salsa; Dúo de postres ($5.600 a $6.000). El chef destacó que la carta da espacio a la gente que posee intolerancia al gluten, a la lactosa, vegetarianos y veganos, entre otros. Se ofrece buffet al almuerzo de lunes a viernes, a veces temáticos ($16.900), y los mismos días hay un buffet en el bar de 19:00 a 21:00 horas ($12.000).       

Merluza austral al horno: crema de pimientos y papas asadas, pebre de palta, tomate, apio y ciboulette ($13.000)
Chuleta de cordero a la mostaza dijon, con risotto de champiñón porcini ($14.000)
Crema de espárragos cocinados en reducción de verduras ($8.000)
Antipasto: zapallo italiano, berenjena, zanahoria, pimientos a la parrilla, jamón serrano, salame y mozzarella ($9.500)

De esta forma, con una tradición de casi cuatro décadas, clientes fieles y una propuesta fuerte en barra y en el restaurant, Hotel Crowne Plaza Santiago mantiene su vigencia con nuevos aires que respetan el pasado, coronando así la historia del centro capitalino.  

Tartar de atún rosado y palta: trocitos de atún rosado aderezado con limón de pica, aceite de sésamo y soya, acompañado de puré palta ($12.000)
Trilogía de postres chilenos: po’e con puré de mango, torta de hojarasca con crema de chancaca y calzones rotos con miel de palma ($6.000)

Hotel Crowne Plaza Santiago

  • Av. Libertador Bernardo O’Higgins 136, Santiago
  • Teléfono: (+56-2) 2638 1042
  • www.crowneplaza.cl