CAPRIOLI

CAPRIOLI

Caprioli, la nueva forma de comer

Platos deliciosos, comida sana, variada y rápida, es la vanguardista propuesta de este restaurant que busca marcar tendencia. El primer local abrió sus puertas en Vitacura, pero hace pocas semanas, una segunda sucursal fue inaugurada con éxito en Mall Costanera Center de Providencia.

Entras, te recibe una anfitriona, escoges tus productos, pasas a la caja, pagas y te sientas a la mesa a disfrutar, o te los llevas para comer en otro lugar. En todo este proceso hay un tiempo estimado de siete minutos aproximadamente, con el objetivo de que los clientes puedan comer bien, rico y sano, sin largas esperas.

Esta es la experiencia que ofrece Caprioli World Food Café, una propuesta innovadora que busca entregar productos de buena calidad, a un público dinámico y ansioso de vivir nuevas situaciones, “la gente no tiene tiempo, diariamente cuenta con una hora o dos, como máximo para comer, pero también quiere aprovechar de hacer otras cosas, entonces desea todo rápido. Bajo esa premisa queremos ofrecer recetas gourmet, platos que podría encontrar en otro restaurant de buena calidad, pero con un servicio rápido, cómodo y fácil”, explica Gabriel Cifuentes, chef ejecutivo del restaurant.

El cocinero nacional trabajó más de tres años en la cadena de hoteles Ibis en Santiago. Tras estudiar y trabajar en Barcelona, España, y pasar por la experiencia de distintas cocinas, hoy está enfocado a algo más sencillo y sincero, la creación de sabores nacionales, recetas a las que estamos acostumbrados. “Todos sabemos qué es y a qué sabe un charquicán, por ejemplo, podemos opinar si está bueno o malo, algo que para mí significa un desafío mayor. En Caprioli tengo la posibilidad de ofrecer un menú distinto todos los días con nuestra oferta ‘Hot Pots’, un formato con el que me siento cómodo. Se trata de un menú diario que incluye un jugo y un postre, por un valor de $6.900. Puede ser carne mechada, porotos con mazamorra, charquicán, etc. Esta alternativa que es completa, tiene sabores reales y al público le encanta”, cuenta Gabriel.

PARA TODOS LOS GUSTOS

En Caprioli además, puedes encontrar alternativas que dejan satisfecho a cualquiera. En las vitrinas – fría y caliente – están dispuestas distintas preparaciones del menú establecido: platos calientes, sandwichs, pizzas, ensaladas, postres y líquidos, todo fresco, de elaboración propia, con la descripción de sus ingredientes y fecha de fabricación. “Todo lo que hacemos es para el día y se consume durante el día. Al final de la jornada, una hora antes de cerrar, liquidamos los productos a mitad de precio para que la gente sepa que realmente es fresco y nada es reutilizado”, explica el chef.

Todo esto es posible gracias a la tecnología que posee el restaurant, la que les permite funcionar con comida recién preparada. Equipos Rational y cocina al vacío son algunos de sus aliados.

Tal como dice su nombre, World Food Café, el restaurant busca rescatar sabores del mundo, nada muy encasillado, sino más bien diverso, sabroso, sano y natural. Lo realmente importante es que todo es preparado en los locales: jugos, panes, pastelería, aderezos, y absolutamente todas las recetas que se pueda encontrar. Entre las ensaladas está la de salmón, thai con camarones salteados y mango, césar o chicken teriyaki. En cuanto a sandwichs, el hit es el British ham, con un baguette blanco, crujiente, chutney de cebolla, queso brie y jamón artesanal de cerdo. “Se puede creer que a los chilenos no les gusta estos sabores, pero la verdad es que los prueban y les encanta”, dice Gabriel.

Muffin: frambuesa, semillas y chocolate ($1.490 c/u) Jugos: naranja-zanahoria, frambuesa-piña, melón tuna ($1.790 c/u)
Hot Pots: carne mechada con puré rústico Postre: Tres leches, jugo (promoción $6.990)

En Caprioli todo se prepara de forma saludable, nada de frituras, muy poco aceite y poca sal, pues la política es “mejor que falte a que sobre”. De hecho hay saleros dispuestos para los que aún no se acostumbran a dejarla, pero la verdad es que la mayoría de las veces no es necesario gracias a los maravillosos dressing elaborados en los platos.

La pastelería y cafetería es un área que también pega fuerte, ya que ambos locales abren sus puertas temprano en la mañana para atender a los primeros clientes con ganas de tomar un buen desayuno y comenzar el día. Allí hay bollería, postres frutas, pasteles, huevos y varios tipos de café, aunque el público prefiere los desayunos armados, listos para pedir y disfrutar. Algunas de las opciones son Avocado baguette, con pan recién horneado, acompañado de una suave palta hass, con mermelada casera y mantequilla, jugo natural y café; el Big breakfast, que incluye omelette rellena de tomate, choclo, queso, jamón de cerdo asado en pan de molde artesanal, jugo natural y café; o la clásica Paila de huevos que además tiene pan baguette, mermelada casera y mantequilla con jugo natural y café.

Toda esta oferta es fruto del fuerte trabajo que se viene realizando antes de la primera apertura en 2015, cuando el chef Gabriel Cifuentes fue contactado por el holding a cargo, y le propusieron liderar un concepto pionero y moderno, al menos para Chile, “estuve seis meses antes de que se abriera Vitacura, probando recetas, creando, haciendo degustaciones masivas, focus group, sacando resultados y datos hasta que llegamos a lo que queríamos, eso sí, modificando cosas de acuerdo a los clientes. Al principio era como un mercado, hacíamos encurtidos, mermeladas, para después adaptar todo según los resultados. La gente no quería tanto encurtido, quería algo más rápido y casual, pero gourmet, que es lo que tenemos hoy”.

Es importante destacar que aunque hay una gran oferta, no se olvidaron de las personas que no consumen carne animal, pues este grupo cada vez es más grande. Varias de las alternativas son vegetarianas, incluso veganas. También hay gente que quiere descansar de las proteínas y pide este tipo de platos algunos días de la semana.

Thai shrimp salad: mix de rúcula y hojas verdes hidropónicas, hojas de betarraga, camarones ecuatorianos salteados, pimentón rojo salteado, slice de coco, mango, sésamo tostado y maní. Dressing thai: leche de coco, salsa de ostra, jengibre, aceite de sésamo, mostaza dijon y sal. Postre: Berries cheesecake: queso crema, crema de leche, galleta, mantequilla, mix de frutos rojos (promoción $8.990)
British ham: baguette blanco crujiente, chutney de cebolla, queso brie y jamón artesanal de cerdo. Postre: Wild orange chocolate, brownie de chocolate, salsa de naranja confitada, crema de leche, merengue, dulce de leche y jugo (promoción $7.990)

EL FUTURO DEL NEGOCIO

Hay que consignar que antes de estas pruebas, el chef junto a los socios y el arquitecto a cargo del diseño y estilo de los restaurants, Roberto Jamett, viajaron por varias ciudades del mundo para analizar lo que estaba pasando en el extranjero, cuál era el escenario de la gastronomía internacional y cómo se desarrollaba ante el público. Algunos de los destinos fueron Londres, Italia, París, Roma y Buenos Aires, donde pudieron ver distintas realidades y qué era lo que realmente querían para nuestro país, “nos dimos cuenta que el público argentino y francés tienen otro estilo, se toman su tiempo para salir a comer, son más bohemios. En cambio los chilenos somos más apurados, queremos que nos atiendan rápido, sacar todo rápido y salir pronto…eso fue lo que nos propusimos”.

Así volvieron a Chile para crear el negocio, pensando siempre en formar una cadena, varios locales en puntos estratégicos, más bien polos comerciales, que pudieran abastecer la necesidad de personas que trabajan, que tienen tiempo limitado pero que están cansados de la comida rápida, poco sana y menos sabrosa.

Comenzaron en Vitacura, en un local con espacios abiertos, cómodos, con seis cajas para evitar atochamientos a la hora de pagar, luminoso y colorido, que destaca por su ambiente casual. Le siguió el de Costanera Center bajo la misma línea, pues posee seis cajeros y varios cuadros en la pared con mensajes que dejan claro algunas ideas: “Nos importa que vengas, pero más que vuelvas”; “Sabemos que no se puede pensar bien con el estómago vacío. Y si piensas bien, estamos todos bien”; o “Estamos enamorados de la comida, porque no hay amor más sincero”.

Los encargados están periódicamente haciendo encuestas y sondeos para conocer la opinión del público, y la verdad es que hasta hoy todo ha resultado como lo esperaban. Por tanto no descartan que el plan se vaya realizando según lo estimado y en el mediano plazo: uno o dos Caprioli más, en algún lugar de la ciudad.

  • Caprioli World Food Café
  • Avenida Vitacura 2917, Las Condes
  • Costanera Center
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • (+56-9) 6878 2650