ANDREA WOLLETER

ANDREA WOLLETER

Andrea Wolleter, vicepresidenta ejecutiva de Fedetur: “Creemos que será un año de crecimiento”

Las cifras que permiten la optimista proyección, hablan de más de cinco millones y medio de llegadas de extranjeros a Chile, y en gasto con tarjeta, un crecimiento de 26% para 2016. Una vez más, el turismo es una de las áreas relevantes en la economía, y en la federación de empresas de turismo destacan las novedades en empleo, sustentabilidad y cultura culinaria

EN MARZO DE 2016, desde que asumió la vicepresidencia de la Federación de Empresas de Turismo (Fedetur), inició una ardua labor que está dando frutos, con atractivas novedades para el rubro y el turista en general. “Hemos hecho un trabajo interno, para definir cuáles son los pilares estratégicos que queremos ‘empujar’ desde el sector privado con las autoridades”, dice Andrea Wolleter, ingeniero comercial, quien antes de ocupar el cargo trabajó cinco años en Turismo Chile.

La profesional destaca la importancia que la organización da al trabajo conjunto con la Subsecretaría de Turismo y otros ministerios: “Nos hemos reunido con el subsecretario de Prevención del Delito, con los ministerios de Educación y Trabajo, hemos tratado de ampliar las relaciones. Creemos que es importante que ellos tengan, al menos, la visión desde el sector privado. Este año salió la Ley de Adaptabilidad Laboral en Turismo, y estamos trabajando con el Ministerio del Trabajo para hacer la difusión de la norma. Está en proceso de asimilación de los empresarios, que la usen y vean que es beneficiosa”.

Andrea Wolleter explica que hay dos proyectos propios que Fedetur está ejecutando. Uno es el Centro de Expansionismo Tecnológico, un desafío importante respecto de cómo fomentar la adopción de nuevas tecnologías en el sector turismo, tour operadores, agencias de viaje, hotelería y gastronomía. Por otro lado está el resguardo del patrimonio gastronómico chileno, “para eso estamos trabajando muy de la mano con Inacap, rescatando recetas chilenas patrimoniales, pero también lugares patrimoniales. Estamos viendo cómo acercamos la gastronomía chilena al turismo, no solamente la receta sino también dónde la encontramos”. Para realizar esta labor, durante 2016 se hizo un levantamiento de información de restaurantes a lo largo del país, y se trabajó con un consejo donde participan asociaciones gremiales relacionadas, como Les Toques Blanches y Pebre Chile. Ahora comienza la etapa de difusión. “Vamos a partir con 300 restaurantes, y todavía creemos que podemos encontrar más. La idea es rescatar las cocinas regionales e ir buscando las particularidades de cada una”.

Para Fedetur, la gastronomía es una de las fortalezas del turismo. Su vicepresidenta ejecutiva cree en el enorme potencial del área: “Es el perfecto acompañamiento de cualquier tipo de experiencia”, afirma.

¿Potenciarlo implica que se trata de un área débil?

Estaba débil. El tema parte también por cómo se desarrolla internamente la gastronomía, cómo la empezamos a valorar, porque años atrás la mayoría de los restaurantes ofrecía comida más internacional o de otros países.

¿Qué trabajo se hará con los cerca de 300 restaurantes seleccionados?

Se está haciendo una plataforma que se llama Come Chile. Será digital y con varios componentes, uno va al cliente final para que pueda encontrar esta gastronomía patrimonial de la que hablamos, pero también hay dos partes más que tienen que ver con cómo nosotros apoyamos a los restaurantes en, por ejemplo, sustentabilidad, cómo tener un modelo de abastecimiento más sustentable y en capacitación de servicio, que también es un tema a resolver en Chile.

Sustentabilidad es relevante desde el inicio para Fedetur, ¿cómo definen el nivel de este ámbito a nivel nacional en hotelería y gastronomía?

Creo que hemos avanzado, hay mucha mayor conciencia. El tema de la sustentabilidad ha pasado a ser parte de, es ser responsable con los trabajadores, económicamente, con la comunidad y el medioambiente.

Hay mucho camino por recorrer, solamente tenemos 74 Sellos de Sustentabilidad entregados a hoteles. Para restaurantes no existe. En esta área hay varias iniciativas, todas ayudan, pero no hay sello. En el trabajo que estamos haciendo nos ocupamos de dejar las bases para un posterior sello de este tipo. En definitiva, hay pasos que se han dado, pero queda por hacer. De manera que en los próximos meses, enmarcados dentro del Año del Desarrollo Sustentable, le daremos bastante prioridad.

POTENCIAR TECNOLOGÍA Y SERVICIO

“El 2016, en general, el turismo tuvo un buen año en relación al número de llegadas y crecimiento en gastos. El mercado argentino creció de manera importante y otros mercados también, incluso más del 10%, como el caso de Estados Unidos. De manera que vemos con optimismo el 2017, creemos que será un año de crecimiento”, dice Andrea Wolleter.

¿Cómo ven la estructura país para el desarrollo del turismo?

El sueño que tenemos es el de un ministerio de turismo, pero creo que sí se avanzó con la nueva ley en la creación de la Subsecretaría, donde el ministro se llama ministro de Economía, Fomento y Turismo. En estricto rigor, es ministro de Turismo y hace las veces de tal cuando le corresponde.

Creemos que hemos avanzado en turismo, como una actividad económica relevante para el país. Son más de 300 mil empleos al año los que se generan en el sector, y por otro lado, estamos escuchando que el ministro de Hacienda habla de turismo, la Presidenta por tercer año ha participado en la cena de Fedetur, y ha estado en otras actividades relacionadas.

No ha sido un año fácil para la economía, pero el turismo ha dado buenas noticias. Sin embargo no se valora bien…

Todavía falta que se reconozca el aporte que hace el turismo a la economía, el aporte en empleo, y el hecho de que es una industria transversal que favorece a regiones, al empleo femenino, etc.

¿Cuál sería el camino para resolver el problema?

Tiene que ver con mostrar el tema. Por una parte, es el trabajo que debe hacer el Ministerio de Economía con el resto del Gobierno para poner la agenda del turismo. Para nosotros es súper importante que el turismo entre en la agenda de cada ministerio, que lo incorporen en su quehacer diario, y esa labor es parte importante en el trabajo de la Subsecretaría de Turismo. Nosotros, desde el sector privado, nos interesa que escuchen la opinión de este segmento en cada uno de sus temas.

En lo concreto, ¿qué falta mejorar?

Primero tenemos que avanzar mucho en servicio, en desarrollar el capital humano. Dos, la incorporación de nuevas tecnologías. Eso es lo que nos hará avanzar no sólo en términos de mejor venta, sino también en servicio. La tecnología está al servicio de la industria para mejorar la experiencia del cliente.

Creemos que tenemos que trabajar fuerte también en el tema de seguridad turística. Para Chile todavía sigue siendo un atributo el tema de la seguridad. Eso hay que cuidarlo, porque durante el año pasado vimos noticias no muy agradables en ese ámbito. Cabe mencionar que una cosa es seguridad en cuanto a robos, y otra en cuanto a desastres naturales, información de cómo actuar.

La comunicación es un ámbito que se debe trabajar entonces…

Como federación, nos interesa mucho tener posiciones frente a ciertos temas y establecerlas claramente, poder manifestarlas y tener propuestas que sirvan para avanzar, aportar contando qué proyectos queremos potenciar. Por ejemplo se está discutiendo en el congreso la Ley de Biodiversidad, que habla del manejo de las áreas silvestres protegidas. Esperamos que salga, nosotros ya hicimos nuestras observaciones. Casi el 20% del territorio nacional está declarado área silvestre protegida, y creemos que este tema necesita un marco institucional.

La naturaleza propia de Chile es un tema a abordar, incluso desde la perspectiva de eventos como terremotos y erupción de volcanes. “Afuera tenemos una imagen país que se recupera muy rápido, y eso hace que la gente comience a fijarse en Chile”, explica Andrea Wolleter, quien agrega que también hay destinos consolidados, lugares que se han hecho un nombre: “Es el caso de Chiloé, un ejemplo de cómo se ha ido avanzando en conectividad, accesibilidad, desarrollo de oferta, etc. Un destino tiene que tener variables que deben ir de la mano. No necesariamente ha sido un trabajo planificado, pero sí consciente. En la medida que se han ido desarrollando vas entusiasmando a otros, se van dando las condiciones. Cuando el gobierno invierte, cuando hace un aeropuerto, permite que haya un cambio en el desarrollo”.