SABORES MAESTROS

SABORES MAESTROS

Exitosa IV versión de Sabores Maestros en Viña del Mar

Tomás Olivera, Aurora Cayo, Quersen Vásquez y Rodrigo Durand, compartieron sus secretos en la reciente edición de este evento gastronómico organizado por Santo Tomás, que convocó a más de 700 personas.

“SIEMPRE UN RECONOCIMIENTO ES BIENVENIDO. En mi caso particular, nunca he trabajado para ello, pero claramente son un bálsamo que ayuda a inyectarse de energía, y seguir haciendo las cosas de la mejor manera posible”, dijo emocionado Tomás Olivera, chef nacional, asesor culinario del programa MasterChef Chile (Canal 13), conductor de “Recetas que suenan bien” (Canal El Gourmet), y autor de los libros “La cocina de mi vida” y “Cocinero+Casero+De Autor”. El chef porteño fue homenajeado por sus más de 20 años de cocina y por aportar a su difusión internacional, en la IV versión de Sabores Maestros, a cargo de Santo Tomás, efectuada el pasado 23 de agosto en el Hotel O’Higgins de Viña del Mar.

Tomás, que acaba de terminar MasterChef, que está con un nuevo proyecto de restaurant y continúa trabajando para algunas marcas, como Jumbo y PF, versó su clase en la cocina tradicional como base formativa, desarrollo y vanguardia de los cocineros, y toda la cultura gastronómica de un país como Chile.

Olivera, junto a otros reconocidos chefs, protagonizaron la reciente edición de este evento culinario que se lleva a cabo cada dos años, que atrajo a más de 700 personas, y contó con la presencia y clases del chef Quersen Vásquez, considerado uno de los referentes de la cocina chilena, avalado por sus más de 35 años de trayectoria, y su participación como competidor en Top Chef (TVN). También estuvo Oscar Tapia, responsable de la cena de gala del Festival de Viña del Mar, y el suizo Frederic Emery, quien recorrió gran parte de Europa y América del Sur antes de radicarse en Puerto Montt.

Por su parte el chef Rodrigo Durand, asesor gastronómico y director de Küme Chile, expuso sobre la transición de la cocina típica a la de autor. Sostuvo que la cocina siempre tiene una base cultural, se contacta con el medio ambiente que es importante entender, y cuenta con una D.O. que permite resaltar las propiedades y características únicas de los productos. “Luego viene la experiencia para transmitir todo esto, y es ahí donde interviene la tecnología como herramienta para contar la historia”, indicó.      

Mauro Pino, chef del restaurant El Rincón del Poeta, en Isla Negra, habló de su historia como cocinero de puerto y su evolución en 20 años, que le han llevado a representarnos y ser galardonado en China. Hizo preparaciones en base a los libros en que ha participado y el nuevo proyecto de gastronomía Rapa Nui, junto al autor Francisco Fantini. “El área educativa es fascinante, y estas instancias sirven para preparar a los jóvenes al mundo laboral”.

Al evento asistieron autoridades como José Weinborn, rector de Santo Tomás Viña del Mar; Virginia Reginato, alcaldesa de la Ilustre Municipalidad de Viña del Mar; Nélida Pozo, directora del Consejo Regional de la Cultura y las Artes; Katrina Sanguinetti, directora regional de Sernatur; Alejandro Corvalán, director regional de ProChile; y Aland Tapia, secretario regional ministerial de Economía.

“Este encuentro es una potente experiencia de aprendizaje y vinculación entre alumnos y docentes, gracias a las clases magistrales de los chefs. Para una ciudad como Viña del Mar, contar con una buena cocina en los diversos locales gastronómicos no es un mero detalle, por el contrario, significa un impulso al desarrollo del turismo de la comuna, más aún considerando la riqueza de productos que hay en nuestra tierra”, destacó Virginia Reginato.

En tanto José Weinborn, expresó que desde que nació este evento, el año 2011, “hemos contado con la participación de grandes exponentes de la gastronomía nacional e internacional. De ellos hemos aprendido la pasión con la que viven la gastronomía, de su respeto por las tradiciones, pero también de sus ansias de innovación, de su interés por echar a volar la creatividad cuando dan vida a una nueva receta”.

Katrina Sanguinetti, por su parte, explicó que la gastronomía ha generado todo un movimiento de puesta en valor. Es parte de una cultura que da singularidad a un territorio, y eso para nosotros, que tenemos gran cantidad de visitas de turistas, significa la posibilidad de diferenciarnos a propósito de los sabores y olores que rememoran, pero que también identifican”.

Algo similar opinó Nélida Pozo, quien aseguró que Sabores Maestros contribuye a relevar la gastronomía nacional, incluyendo productos, cultores, recetas, y eso es parte de una cultura. Por tanto, estamos contentos de apoyar este encuentro, que además este año dedica un capítulo especial a la cocina indígena, con dos cocineras aymara y mapuche, lo que para nosotros es muy significativo”.

Sabores Maestros tuvo el patrocinio de la dirección regional de Sernatur, dirección regional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, ProChile, y la Federación Gastronómica de Chile. Revista Chef&Hotel, en tanto, fue destacada por su participación como media partner en este evento gastronómico, otorgando prestigio a este importante encuentro en la Región de Valparaíso.    

COCINA DE PUEBLOS ORIGINARIOS

Acentuando el interés por el rescate de la cocina nacional, este año Sabores Maestros contó con la participación de dos chefs representantes de pueblos originarios: la cocinera aymara Aurora Cayo y Rossana Huenufil, representando a la cultura mapuche. Ellas no sólo dieron a conocer las preparaciones típicas de sus etnias, también hablaron de la cosmovisión, y la pérdida de las tradiciones a causa de la globalización.

Aurora Cayo, nacida en el pueblo de Chiapa, ha recorrido Chile y el mundo compartiendo las recetas de su pueblo, llegando incluso a participar en la Expo Milán 2015. “Nos hemos insertado tanto en esta sociedad globalizada que estamos perdiendo identidad. Hoy ser aymara significa un beneficio social, pero realmente el compromiso y estar con la comunidad, recordar a los ancestros, se ha perdido”, sostuvo.

Aunque hace años vive en Valparaíso, Rossana Huenufil nació en Queule. Y pese a que asegura no es chef, sino una “mujer que cocina”, ha utilizado sus habilidades gastronómicas para impulsar la reivindicación de la cocina mapuche. “Hay un discurso cultural detrás de mi presentación, porque para mí la cocina mapuche no es un trabajo, sino una forma de vida”, dijo. En su clase mostró cómo llevar la energía a la cocina, contó de dónde vienen los platos, porqué se hacen. Es lo que ella define como “cocina de la memoria”.

La actividad realizada en la Región de Valparaíso fue abierta al público, especialmente a quienes están interesados en estudiar este tipo de carrera, para lo cual se invitó a participar a alumnos de diferentes establecimientos educacionales.