LA COCTELERA FESTIVAL

LA COCTELERA FESTIVAL
La feliz ganadora del torneo Nina Giaconi, de Piso Uno, junto a Bernardo Serrano, organizador de La coctelera Festival

La Coctelera Festival

El gran evento de la mixología

Por tercer año consecutivo, La Coctelera Festival vuelve para presentarse como el evento más destacado de mixología y bebestibles a nivel nacional, donde además se realiza una competencia de bartenders que se desempeñan en Chile. Junto con el torneo se promueve el consumo responsable, en un grato ambiente, para disfrutar las últimas tendencias en mixología dentro y fuera del país

Eduardo Ocaña, de Gin Mare

MÚSICA, coctelería, gastronomía, novedades y muchas otras sorpresas, fueron las protagonistas de esta nueva versión de La Coctelera Festival, evento que se realizó en el Club de Golf La Dehesa, que se ha convertido en un imperdible para comenzar de buena forma el verano.

Con más de 60 stands, clases de coctelería, degustaciones, lanzamientos de nuevos productos y propuestas innovadoras, los asistentes vivieron dos días (10 y 11 de enero de 2018) de intensa fiesta que, además, con el auspicio de Aprocor, promovió el consumo responsable, reforzando su compromiso con incentivos que buscaron fomentar el manejo consciente de alcohol y su campaña “Estrellas al volante”, premiando al conductor designado. Esto se realizó a través de un Pack de Beneficios “Voy por cero”, que consistía en un ticket de comida para utilizar en el festival, tres bebidas analcohólicas, parking liberado, y participar por una entrada a otros festivales.

Otra de las sorpresas fue “Beer Garden La Coctelera”, 600 m2 dedicados a las cervezas con espacio propio, música en vivo, y agradables rincones donde las personas podían sentarse a disfrutar de la música y de una refrescante cerveza, más allá de los cocteles.

Nicolás Farías, de Jim Beam
Bárbara Castellón

NOVEDADES Y EXPOSITORES

En los stands hubo propuestas de nuevos productos y cocteles, que llegaron para invadir la temporada de verano. Algunos de los más presentes fueron los gin. Varias marcas destacaron las características de cada uno de estos productos.

Uno de ellos fue Gin Mare, un destilado embotellado que busca que el espíritu mediterráneo pueda sentirse en cada trago. “Los botánicos de Gin Mare son recogidos en toda la costa mediterránea, como la oliva, la albahaca, el tomillo, el romero, y otros que van a lo largo de distintas partes de la costa. Son destilados por separado, y de cada uno de estos componentes finalmente se hace la mezcla que vemos en cada botella de gin. Es un producto versátil, que a la hora de hacer coctelería armoniza perfecto con cualquiera de estos botánicos nombrados”, señaló Eduardo Ocaña, bartender representante de Gin Mare en La Coctelera.

Pablo Segura, de Beefeater
Julio Palestro, de La República
Santiago Colvin, de Neft

La marca española nació el 2010, en Barcelona, y para este evento en particular fue presentado con Tónica 1724, una bebida chilena que logra armonizar bien todos los aromas del destilado, “si volvemos un poco atrás, el consumo de Gin Tonic se ha masificado hace poco en Chile, entonces no estaba dentro de la vista de las personas este producto. Me ha pasado que la gente se acerca, prueba y le gusta mucho, y dice que antes no le gustaba el gin. Lo que sucede es que hay que probar distintas marcas y variedades, para encontrar un producto de buena calidad y que guste. Gin Mare es muy aromático, por eso ha gustado mucho en este evento”, dijo Ocaña.

Otro gin presente fue Beefeater, un destilado de hierbas elaborado en Londres, Inglaterra, hoy reconocido en todo mundo. Es exportado a más de 100 países, con ventas anuales de 21,6 millones de litros, ya que uno de sus atributos es también su aroma, que facilita el beber. “En Londres le agregan un toque de limón y frutos rojos, y con eso queda increíble, no necesita nada más. Para mi gusto, Gin Tonic es la mezcla perfecta que equilibra los sabores y lo hace más refrescante. Ahora en este evento tenemos dos tragos especiales, primero es con jugo de naranja, pomelo, té Dilmah y syrup de pera, ideal para los que gustan de propuestas más amargas y refrescantes. El segundo es con agua tónica, jugo de limón, té Dilmah de frutilla vainilla y syrup de frutilla arándano. Esta preparación es para los de gustos más duces”, indicó Pablo Segura, bartender de Gin Beefeater.

José Rojas
Andrés Viteri, de Espíritu de los Andes

Luis Felipe Cruz, de Johnnie Walker Reserve

Estas últimas propuestas apuntan a conquistar un mercado más joven, nuevas generaciones que buscan sabores más arriesgados y ofertas innovadoras, pero para los más clásicos el Gin Tonic siempre será un imperdible.

También destacó La República, un gin o ginebra boliviana, la primera en su versión premium elaborada con ingredientes andinos, triple destilada a 4 mil metros de altura bajo métodos originales. El resultado es un producto perfumado, gracias al uso de hierbas y frutas frescas en largas maceraciones. “Es un gin que como hierve a menos grados, su destilación es más constante, larga y continua. Eso hace que todos sus botánicos sean mucho más perceptibles, aromáticos y sensibles. Se siente bastante, y a las mujeres sobre todo les encanta”, comentó Julio Palestro, bartender y embajador de La República.

Este destilado lleva un poco más de dos años en Chile, y en busca de abrirse a nuevas fronteras es que en La Coctelera presentó su nueva etiqueta, una propuesta más joven que muestra su interés por la innovación.

También estuvo el whisky, otro destilado tradicional que ha sido consumido por los puristas sin ningún acompañamiento, aunque quizá un poco de hielo es suficiente para las grandes marcas. Sin embargo los expertos aseguran que se puede combinar sin mayores restricciones, y la coctelería se ha vuelto muy frecuente en esta área. “Actualmente, según números del mercado, el bourbon es una de las categorías que más creció el año pasado. Entre Chile, Perú, Argentina y Brasil, se consume el 65% del whisky de toda América Latina, sin considerar México. Para nosotros el trabajo es hacer entender a la gente que es un producto cercano, amable, que se puede tomar de varias formas. Lo único que hay que hacer es abrir una botella y tomarlo como quiera”, dijo Nicolás Farías, embajador de Jim Beam en Chile, una empresa de Kentucky con más de 200 años de vida, que produce un bourbon con más del 51% de maíz. El resto es centeno para poder dar notas más tostadas y menos chocolatadas, y por último cebada malteada para complementar el trabajo del dulzor del maíz y así llegar a la fermentación. La receta de la familia es única desde 1795, y es la base para todas las otras variedades y etiquetas.

Similar es la opinión de Luis Felipe Cruz, embajador de Johnnie Walker Reserve, quien explica que a pesar de ser un whisky, este producto es el más adecuado para combinar y experimentar con coctelería, “en esta materia, de todo el portafolio de Johnnie Walker y toda su gama, el central para coctelería es Gold Label Reserve, por su versatilidad, lo que no quiere decir que no lo puedas beber solo, pero puede llegar desde una coctelería muy simple a algo más sofisticado y sabroso, como un sour. Hoy estamos haciendo un coctel clásico mezclado con whisky ahumado, agua, miel de jengibre y un poco de limón. Sencillamente espectacular”.

Para quienes buscaban pisco, una de las opciones fue Espíritu de los Andes, proveniente del Valle de Limarí, que reúne una fina selección de las mejores uvas Moscatel Rosada y Moscatel de Alejandría. Su delicado proceso de destilación comprende dos partes: una con alcoholes altamente aromáticos y frutales que resaltan todas las cualidades de las uvas Moscatel, y una segunda parte con alcoholes doble destilados que le dan el carácter y pureza ideal. “Espíritu de los Andes tiene la particularidad de que es un pisco transparente 100% moscatel. Contiene una sola destilación de dos partes, y al ser transparente y no tener barrica genera que el pisco sea más neutro, y podamos jugar un poco más con las cosas que estamos trabajando en la parte coctelería”, explicó Andres Viteri, bartender de Espíritu de los Andes.

Y si de novedades se trata, el público asistió al lanzamiento de un vodka, una propuesta que aún no sale al mercado, y que en La Coctelera buscó darse a conocer como una de las nuevas ofertas premium que llegarán prontamente al país. Se trata de Neft, un destilado ruso que ya está en 20 países, aunque Chile es el primero de Latinoamérica en recibirlo. “La historia comenzó en los años ‘70, cuando un grupo de rusos fueron a Siberia a trabajar en los campos de petróleo. Después de 12 años de duro trabajo encontraron el precioso producto y se hicieron multimillonarios. En honor al vodka tan malo que tomaron todo ese tiempo, decidieron prepararse uno especial para ellos. Ahí un austríaco entró en escena, conoció el vodka, y al darse cuenta de su gran potencial ofreció comercializarlo en todo el mundo. Hoy está en muchos países, pero para América Latina, Chile es el primero en probarlo”, indicó Santiago Colvin, representante de Neft en Chile.

Es un vodka con tres destilaciones, a base de centeno, granos seleccionados austríacos y agua de los Alpes austríacos. No tiene aromatizante ni preservante u otro componente extraño, lo que lo hace un alcohol de primerísima calidad.

En materia de innovación, sin duda Alambiques Chile lleva la delantera, una empresa que nació hace año y medio, por la inquietud de su dueño de querer hacer sus propios destilados. Viajó a España y allí se encontró con un mundo de posibilidades que no existía en Chile. Decidió comenzar a traer estos productos al país, y el resultado ha sido asombroso. “Vendo alambiques para la casa, para cosas muy caseras como vino y un aguardiente. Es que esto es mágico, metemos cerveza y sacamos whisky, eso la gente no lo sabe, metemos vino y sacamos aguardiente o pisco, metemos papas fermentadas, sacamos vodka, etc. Todos los fermentados del mundo se pueden destilar, así que las posibilidades son infinitas”, aseguró Celso Loyola, dueño de Alambiques Chile, quien agregó que “en cinco años más va a ser un boom. Hace 15 años, por ejemplo, nadie sabía hacer cerveza, hoy hay más de 3 mil microcervecerías o quizá más. En cinco años todos van a tener un alambique, van a tener una micro destilería o hacer sus propios productos caseros. Esto es innovación”.

LA COMPETENCIA

Celso Loyola, de Alambiques Chile

El festival contó con la participación de 32 bartenders, que demostraron sus habilidades en la creación de cocteles reconocidos y coctelería de autor, en el único Torneo de Improvisación de Chile, que tuvo como presidenta del jurado a la reconocida bartender neoyorkina Ivy Mix, quien visitaba por primera vez nuestro país.

Luego de intensas jornadas, la final la protagonizaron Nina Giaconi, Bárbara Castellón y José Rojas. Todos prepararon tres cocteles que los jueces debieron probar, además de evaluar su desempeño y fundamento.

El primer lugar fue para Nina Giaconi, que se desempeña en la barra de Piso Uno, quien espera seguir trabajando para especializarse aún más en este oficio. “Es segundo año que participo. La vez anterior quedé disconforme con mi desempeño, por eso ahora me preparé bien, sobre todo porque estoy en una barra que fomenta mucho la innovación y fue más fácil hacerlo. Trabajé con conceptos. Por ejemplo, en los cocteles de la primera ronda armé un concepto inspirado en la cocina de Piso Uno, que es más japonesa. En la segunda lo hice pensando en Italia, llevé una pizza a un coctel, recreando el concepto. La tercera fue algo más original, usé ingredientes orgánicos, como miel de camote elaborada artesanalmente y pasta de ají amarillo, que es cocina tipo nikkei”, explicó Nina.

Gracias a esta oportunidad, espera seguir especializándose y continuar creciendo en esta actividad que tanto ama, aunque tampoco dejará su primera profesión, la audiovisual. Incluso está pensando comenzar una nueva carrera, esta vez en el teatro, complementando todo con estar detrás de una barra, que hasta hoy es, sin duda, lo que más le apasiona.

Galería