FRUTOS DEL BOSQUE

Frutos del bosque para encantar los paladares chilenos

Pequeños agricultores de berries en Chimbarongo, buscan promover el consumo de estas bayas mediante un proyecto que les proporcionará mayor presencia en el mercado interno, principalmente con nuevas oportunidades de negocio en el sector gastronómico nacional, gracias a la elaboración y comercialización de productos derivados

LOS BERRIES, también llamados frutos del bosque, cada vez más atraen a cientos de consumidores chilenos, quienes los incluyen en sus dietas diarias atraídos no sólo por su frescor e insuperable sabor, también por sus propiedades nutricionales y su valioso poder antioxidante, que sin duda han determinado una alta demanda de un tiempo a esta parte. De hecho arándanos, frambuesas, moras, frutillas y zarzaparrillas, han sido motivo de diversos estudios que demuestran beneficios gracias a su consumo permanente.

Lo mejor de todo es que Chile cuenta con una gran variedad de estos pequeños gigantes de la agroindustria, a los que se suman bayas nativas, como la frutilla chilena, murtilla, maqui, calafate, chaura, miñe-miñe, entre otros. Existen estimaciones que la gran mayoría de la superficie de cultivo de berries está en manos de la Agricultura Familiar Campesina, delicado oficio que por lo demás otorga cualidades ligadas al cariño y esfuerzo del productor por potenciar sus cultivos, en especial los frutos originarios del país.

Arriba: Chefs invitados destacaron la labor de la asociación y la alta calidad de los frutos

Derecha: Productores e invitados al día de campo disfrutaron de maridajes, preparaciones de berries con vinos y espumantes

Chimbarongo no sólo es una ciudad reconocida internacionalmente por la  elaboración ancestral del mimbre, también destaca por estar entre las localidades que más aportan a la riqueza agrícola de la zona central de Chile, con una gran producción orientada a mercados extranjeros. Aquí es donde nace la Asociación Berries de Chimbarongo, agrupación que reúne a pequeños agricultores, quienes junto a sus familias siembran predios propios para producir frambuesas, arándanos y morones, a pequeña escala y de calidad superior. Y no sólo eso, “el fruto de nuestro trabajo está en absoluta armonía con el medio ambiente. Además es un aporte real al desarrollo económico y social de toda nuestra comunidad campesina. Para mí trabajar la frambuesa es una terapia, también me ha ayudado mucho para los estudios de mis hijos, dice Ana Córdova, presidenta de la sociedad.

Desde el año pasado, ella junto a otros 37 asociados han sido beneficiados con el nodo “Frutos del Bosque de la Provincia de Colchagua”, iniciativa financiada por Corfo, que tiene como finalidad potenciar el desarrollo del rubro en la zona, “junto con entregar a las pequeñas empresas participantes un núcleo básico de conocimientos y competencias, a fin de apoyar su transformación desde productores primarios a productores integrados. Además, la idea es favorecerlos en esta etapa con el diseño de una campaña publicitaria que les permita tener una mejor visibilización de los productos, y que eso genere un mayor consumo de frutos del bosque en el mercado interno”, explica Raúl González, consultor empresarial de VAN Ltda., a cargo de la asesoría técnica del proyecto.

Joaquín Vaccaro, Juan Pablo Aránguiz, Emilio Escamilla, Axel Manríquez y Roberto Neira
La frambuesa roja o raspberry integra el grupo de los berries, donde se incluye el arándano, frutilla, grosella, mora y zarzamora

La asociación cuenta con productores que incluso alcanzan los 1.000 metros de superficie para el cultivo de frutos del bosque, siendo la frambuesa la principal baya plantada, destacando las variedades Heritage y Amira. Esta última es la que les ha permitido acceder al mercado fresco de exportación, incluso con acuerdos exclusivos como proveedores de este tipo de fruta. En tanto, entre las variedades más utilizadas en las plantaciones de arándanos figuran la Star y la Duke.

FRUTOS DEL BOSQUE CON VALOR AGREGADO

El gremio de berries reconoce ciertas debilidades: la poca capacidad de recursos financieros para la inversión y el bajo nivel de asociatividad, además de un desarrollo mínimo de habilidades comerciales para transar sus productos, entre otras. Para superarlas, el nodo permitirá principalmente que “podamos mejorar nuestra oferta de valor a clientes con un producto de calidad, aumentando la producción de fruta mediante el uso de herramientas de manejo técnico en los cultivos. También diferenciarnos comercialmente con una cadena logística adecuada, desarrollar alianzas que abran puertas a nuevos negocios, insertándonos con otros productos derivados de nuestra producción”, afirma José Cabello, técnico agrícola y pequeño productor a cargo del área proyectos de la asociación.

La mayoría de las pequeñas empresas participantes están representadas por mujeres, jefas de hogar y esposas de productores asociados, razón por la que esta iniciativa ha incorporado entre sus actividades, un taller de desarrollo de productos a cargo del director de CocinaCon, el cocinero regional Emilio Escamilla, con la finalidad de transmitirles en diferentes sesiones, diversas competencias para elaborar artículos gourmet hechos con los frutos del bosque cultivados por ellos mismos – mermeladas, licores, vinagres y variadas preparaciones culinarias –, y así presentarse al mercado interno con un elemento innovador, a fin de ampliar su matriz de productos con valor agregado

Pablo Navarro, Dámaso Salgado, María Soledad Alarcón, Ana Córdova, Héctor Osorio y José Cabello (representantes de la asociación Berries de Chimbarongo)

Aparte de estos encuentros se realizó el Día de Campo, que contempló la visita de periodistas junto a destacados chefs nacionales: Axel Manríquez, Roberto Neira, Juan Pablo Aránguiz y Joaquín Vaccaro, oportunidad en que los pequeños agricultores de berries presentaron a cada uno de ellos sus frutos y cultivos y sus novedosas apuestas culinarias, como una manera de dar a conocer su misión y generar nuevas alianzas en el mercado gastronómico nacional. Entre las actividades que beneficiarán a los asociados se encuentra un taller de manejo de huertos, diferentes seminarios, y un taller de negociación y técnicas de venta.

En esta singular cita, el cocinero de la región de O’Higgins, Emilio Escamilla, un conocedor del trabajo agrícola local y nacional, indicó que “es fundamental apoyar el desarrollo gastronómico regional desde la pequeña agricultura campesina, porque creo que el mundo se puede cambiar a través de la alimentación. Se debe revalorizar y visibilizar el esfuerzo que realizan cientos de familias desde la agricultura, para proveernos y procurar que tengamos productos limpios y sanos en nuestras cocinas y mesas. Esta es mi forma de aportar a mi tierra y así seguiré por muchos años más”.

Contacto Asociación Berries de Chimbarongo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., o directamente con el agricultor José Cabello en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., o su celular: +56-9 9625 8126.

Recetas:

Licor con berries de Chimbarongo

Por un litro de pisco (ron, vodka u otro destilado a elección), utilizar 1/2 kg. de fruta madura. Dejar reposar en un recipiente de vidrio tapado con una malla de tela por 6 días aprox. Luego filtrar, trasvasijar a un frasco nuevo y cerrar con tapa hermética.

 

Vinagre de berries

En un recipiente de vidrio dejar fermentar 10 a 15 días aprox., 1 kg. de berries más 100 grs. de azúcar y 200 cc. de agua cocida. Mezclar 2 veces al día para asegurar una fermentación pareja. Durante este proceso mantener tapado con una malla de tela para evitar la contaminación. Pasados 15 días el producto ya se habrá separado, y el líquido resultante será un sabroso vinagre de berries. Si se quiere mejorar color y el aroma, incorporar berries a la botella.