MINSU BANG

MINSU BANG

CONOCE LO MEJOR DEL MUNDO ASIÁTICO JUNTO A MINSU BANG

Más de diez años han pasado desde que el coreano Minsu Bang abrió en un sector residencial de Vitacura su primer restaurante. Entre tanto restaurante japonés precario donde la oferta del día es el sushi, la ya consolidada presencia del Ichiban convierte en uno de los mejores y más serios locales de la capital. Un lujo de simplicidad y materiales nobles, que de alguna manera lo percibe un público más o menos joven, pero de alto poder adquisitivo, que normalmente visita este palacio gastronómico.

Detrás de todo lo que pasa en Ichiban y en Temple Asian Lounge está Minsu Bang, ecléctica figura entre cinturón negro de artes marciales. Nació en Corea, es hijo de coreano y japonesa. Su padre, empresario textil, le pagó los estudios de ingeniería comercial en la Universidad Andrés Bello. Pero luego de trabajar en un banco, se fue a Estados Unidos y Japón a estudiar la cocina nipona para hacer definitivamente su elección de vida.

Ichiban – Japanese Bistro, restaurant con 14 años de trayectoria y un listado de preparaciones que no solo cuenta con recetas tradicionales de Japón, sino también con platos de autor con ingredientes de diferentes países del continente asiático.

Ha sido reconocido como uno de los mejores restaurantes de comida japonesa de Santiago, presentando una opción imperdible para todos los que busquen disfrutar de la calidez de una excelente atención y la exclusividad de los platos que nos caracterizan.

Av. Padre Hurtado Norte 1521, Vitacura

Temple, es un restorán imposible de pasar por alto. Está justo en la esquina del Hotel Intercontinental. Partiendo por su tapa más sencilla, está el Edamame.

Son porotos japoneses salteados al wok con sal gruesa. Muy sencillo, pero adictivo. También está el Karaage, que probablemente ya ha probado algo similar a este plato. Son crocantes bocados de pollo frito marinados en soya y un suave toque de ajo. Pero la diferencia es que este está hecho con buenas materias primas. Y hay dos cosas más que hay que probar, aunque son más contundentes. Uno es el Butayaki, que son láminas de cerdo salteadas con zanahorias, repollo, cebollín en salsa gochujang (picante). El otro imperdible es el Toriyaki, un plato coreano que consiste en pollo salteado con gochujang, cebollín y almendras tostadas

Av Vitacura 2885, Las Condes