ESTUDIO GOURMET

Estudio analiza mercado gastronómico

El estudio, elaborado por las consultoras iCuadrado, Contexto y Whizzy, buscó dimensionar y comprender este mercado en cuanto a sus hábitos, preferencias y acceso a información a medios.

El 45% de los mayores de 25 años, hombres y mujeres, de los segmentos socioeconómicos C1 y C2 a nivel nacional se pueden considerar consumidores gourmet, al considerar hábitos como cocinar para invitados, realizar nuevas recetas, visitar ferias libres o secciones gourmet de supermercados.

Este es el grupo que quiso abordar el reciente informe Chile Gourmet, elaborado entre septiembre y diciembre del año pasado por las consultoras iCuadrado, Contexto y Whizzy, que buscó dimensionar los hábitos, tendencias, preferencias y acceso a información a medios.

El informe no detectó grandes diferencias entre el grado de gourmetización de hombres (43%) y mujeres (46%), ni tampoco entre los grupos socio económicos C1 (46%) y C2 (45%). No obstante, sí se observó diferencias según rango de edad: los menores de 60 años presentan un grado de gourmetización de 49%, mientras que en los mayores de 60 años es de 39%.

Entre otros puntos, el estudio determinó cuáles son los hábitos más comunes entre los consumidores gourmet. La gran mayoría (79%) declara comprar o encargar alimentos de ferias libres y mercados al menos una vez al mes; mientras que el 74% dice que cocina o hace preparaciones para entretenerse y aprender, o el 68% practica o modifica recetas.

“Desde el análisis cualitativo fue posible observar que los hábitos gourmet son parte del capital cultural de las personas, mayormente traspasado de generación en generación”, afirmó Claudia Corvalán, directora de iCuadrado. Aunque es innegable el impacto de los medios de comunicación:  uno de cada dos consumidores gourmet sigue a al menos un referente gastronómico desde las redes sociales o la televisión. Internet ha cobrado un papel protagónico como fuente de ideas y recetas.

También en términos cualitativos, se observó que el hábito de cocinar algo gourmet tiene motivaciones desde la distención hasta la autorrealización, pasando por demostrar afectos y reforzar vínculos familiares y con amigos. Es muy frecuente que este tipo de consumidores cocine sus preparaciones especiales escuchando música de su gusto y tomando una copa de vino o una cerveza. Para muchos, parte de su ego está en juego, los más involucrados buscan el deleite de sus comensales, un aplauso final.

El estudio contempló encuestas a consumidores gourmet, levantamiento de información en redes sociales, grupos naturales con consumidores gourmet y entrevistas a seis expertos sobre la visión del fenómeno: Daniel Greve, Consuelo Goeppinger, Anita Rivera, Carlos Reyes, Karla Lodis, Carlos Reyes e Isidora Díaz.

PERCEPCIÓN Y CONCEPTO GOURMET

Entre el grupo de personas “muy gourmetizadas”, los productos más percibidos como gourmet son “condimentos y aceites” (36%), los quesos y quesos crema (30%) y las mermeladas, conservas y pastas (27%). No obstante, a la consulta sobre la frecuencia de consumo de alimentos gourmet, las mayores preferencias (al menos una vez al mes) están las carnes (65%), el té, café e infusiones calientes (64%) y los condimentos y aceites (64%).

El estudio también abordó las asociaciones que se hace al concepto gourmet. En una escala de 1 a 5, donde 5 es “muy de acuerdo”, en esta categoría el 54% afirmó, al preguntarle sobre un alimento o bebida gourmet, que “entrega una mejor experiencia al paladar, su sabor es sobresaliente”; 53% que “entrega sabores distintos o mezcla sabores” y el 52% “tiene una calidad de sobresaliente de los ingredientes”, aunque también, un 44%, un precio más elevado. Según los expertos y los análisis, el público gourmet comenzará paulatinamente a buscar alimentos elaborados sustentablemente, genuinos y naturales o de pocos ingredientes.

Respecto de las percepciones y actitudes, entre los que están “muy de acuerdo”, el 63% declaró que “cocinar me relaja, es una instancia de entretención”, un 57% “soy capaz de improvisar una receta con lo que tengo en casa” y 56% “cuando viajo, consumir comida local es algo relevante para mí”. Según Cristóbal Díaz, sociólogo de la consultora Contexto: “Es que nos estamos revelando contra esa dinámica de pega-pizza-Netflix y descubriendo que cocinar algo especial es una pequeña aventura cotidiana en donde plasmamos nuestra creatividad, identidad y reforzamos nuestros vínculos familiares o sociales, pues cocinas junto a otros o para otros. Cocinar es una forma sencilla y barata de incrementar tu calidad de vida: en Chile nos autoabastecemos de alimentos y vinos de gran calidad y de precios accesibles”.